fbpx

“Y se han airado las naciones, y tu ira es venida, y el tiempo de los muertos, para que sean juzgados y para que des el galardón a tus siervos los profetas, y a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeñitos y a los grandes, y para que destruyas los que destruyen la tierra”. Revelación 11:18.

INTRODUCCIÓN.

En este artículo abordaremos tres partes importantes del versículo de Apocalipsis 11.

a)”Se han airado las naciones”

b)”Y tu ira es venida”

c)”Y para que destruyas los que destruyen la tierra”

La parte intermedia del versículo 18 hace referencia a la segunda venida gloriosa de nuestro Señor Jesucristo y en cuya venida trae la recompensa a todos sus elegidos.  Este punto ya ha sido estudiado en otras exposiciones en nuestra página web.

A)”Y se han airado las naciones

Si bien la humanidad ha experimentado dos guerras mundiales-1914; 1939- con saldo de millones de victimas mortales, en la actualidad, en las postrimerías de los tiempos, las naciones se han soliviantado mostrando al mundo su poder bélico destructivo.  Lo preocupante es que se trata de las superpotencias las principales protagonistas de estas acciones.  Rusia, a la fecha-24-12-22- trata de destruir a la nación de Ucrania.

Por aparte, un prestigioso diario del país expone que: “China apoya a Rusia enviando drones destructivos a la nación ucraniana; China, amenaza a Taiwán con iniciar una invasión, si no reconoce ser parte de su imperio; Corea del Norte hace lo propio, con retomar sus ensayos con armas letales”.

Y es que la profecía de Joel cobra actualidad entre las naciones:

“Forjad espadas de vuestros azadones, lanzas de vuestras hoces; diga el débil: Fuerte soy”. Joel 3:10. 

Relativo a este punto el diario Nación señala que: “La Alemania moderna busca convertirse en la mayor potencia militar de Europa; que hoy en día ostenta Francia”.  Así como Alemania hay otros países que su fin es inventar elementos bélicos de punta, para utilizarlos en su momento.

Silva Michelena, hace un análisis retrospectivo de las potencias que gobernaron: “En efecto, grandes potencias la han sido Egipto, Asiria, Babilonia, en la época antigua; así como Roma y Cartago en la edad media; el Islam, y el imperio Bizantino.  Tras la segunda guerra mundial surge una nueva estrategia de poderosos Estados, calificados de super potencias que se superpondrán a las grandes potencias sin llegar a descalificarlas como tales.  Son aquellos Estados que gozan de la potencialidad para prevenir o amenazar con la intervención militar y de ejercer su influencia y hegemonía, mediante intervenciones económicas, diplomáticas e ideológicas”.  Es Ilustrativo lo que expone el historiador de no demeritar al resto de las potencias; cada país tiene lo propio; y la injerencia militar, económica, diplomática e ideológica que mantienen sobre otros países.  Sin embargo, hoy en día, algunas potencias han perdido su hegemonía- liderazgo, intelectual, política, y militar- sobre algunas naciones a causa de supuestas ideologías y han hecho alianzas entre sí, sin afectar sus intereses, como lo expone el profeta:

“Y así como viste que se mezclaba el hierro y el barro, también los pueblos se mezclarán entre sí.  Pero por más que se mezclen no

serán un solo pueblo”. Daniel 2:43.  La versión antigua traduce: “Se mezclarán por medio de alianzas humanas, pero no se unirán el uno con el otro”. 

¿Han funcionado las ideologías, es decir, que las naciones aliadas mantienen el mismo pensamiento, sistema y filosofía?  Definitivamente no.  Solo prevalece los intereses de los países dominantes.

B)”Y tu ira es venida”

¿Existe concordia entre los países?  Para este fin se crearon las Naciones Unidas, cuyo objetivo es, entre otros:

“Promover el mantenimiento de la paz.  El desarrollo sostenible, la erradicación del hambre y la pobreza de las naciones y proteger

el planeta, e imponer sanciones a quienes incumplen los derechos humanos. 

No obstante el esfuerzo de la ONU por establecer la paz entre la naciones, estas no han respondido a las expectativas de este ente conciliador.  De ahí el reclamo del Dios Altísimo: “En cambio, estoy lleno de ira con las naciones engreídas.  Mi enojo no era tan grave, pero ellos lo agravaron más”. Zacarías 1:15.  En efecto, a pesar de las resoluciones de las Naciones Unidas por la vía diplomática, los países han elegido la vía de las armas sacrificando miles de víctimas mortales.  El sabio remarca este punto: “El orgullo de una nación es que se haga justicia; el pecado es su vergüenza”.  Es innegable que todos estos eventos son el cumplimiento de la palabra de Dios: “Proclamad esto entre las naciones: preparaos para la guerra, despertad a los valientes, hacer que suban todos los hombres de guerra”. Joel 13:9.  Todas estas acciones es el preludio del desencadenamiento de la ira del Señor en su segunda venida contra las naciones.

C)”Y ha llegado el momento de destruir los que destruyen la tierra”

Siempre en el contexto de las naciones, “el País” declara: “Que son ocho países los responsables de mas de la mitad del deterioro del planeta: Australia, China, Colombia, Ecuador, Indonesia, Malasia, México y Estados Unidos, son los responsables de los problemas de conservación de aves, mamíferos y anfibios”.

Por aparte, “La ONU pide cambios sin precedentes para evitar la catástrofe medio ambiental del planeta.  Naciones Unidas radiografía la salud de la tierra y advierte que los Estados no están en la senda de cumplir los principales tratados ambientales internacionales”. Fuente: El País.  ¿Qué hemos hecho con la madre tierra? Es la expresión del ambientalista Marcello Basoni, sorprendido por el avanzado deterioro del planeta, tanto así que la Organización de las Naciones Unidas refiere: “La mala calidad del aire, el derretimiento de la capa de hielo del Ártico y la expansión de los desiertos son las causas que la vida del planeta terminaría en el año 2050.

Todos los criterios expuestos por los expertos no escapan de la realidad bíblica.  El apóstol Pablo sobre este contexto expone: “Pues sabemos que, hasta el día de hoy, toda la creación gime de angustia como si tuviera dolores de parto”. Romanos 8:21.  Podemos afirmar, por lo expuesto por Pablo relativo a la salud del planeta que este permanece en el intensivo, a punto de colapsar.  Gime de dolor, se quiebra…

Por otro lado ,¿de que han servido hasta ahora las cumbres en que los principales países que contaminan la tierra se han

comprometido a reducir el efecto invernadero del medio ambiente? 

Si bien se ha debatido y se ha conseguido algún logro sobre el desarrollo sostenible de la biodiversidad del planeta, cambio climático, la diversidad biológica , los resultados son insignificantes.  A la inversa, las naciones poderosas continúan produciendo grandes cantidades de dióxido de carbono, y metano a consecuencia de la quema de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo o el gas, aumentando así el efecto invernadero y la temperatura del planeta, favoreciendo las implicaciones extremas que sufre la tierra que son más que deplorables.  Por ello el profeta clama con pesar: “Por eso, una maldición devora la tierra, por culpa de sus habitantes.  Por eso, son consumidos los habitantes de la tierra y pocos hombres quedan en ella”. Isaías 24:6.  La versión NBV es más contundente: “Por lo tanto sobre ellos cae la maldición de Dios, quedan aislados, destruidos por la sequía, pocos quedarán con vida”.  Las naciones recibirán el castigo retributivo propio de sus acciones.  En efecto, los países que hoy destruyen el planeta su descendencia lidiará con ciudades desérticas por deforestación, aire contaminante, polución y más.  El axioma paulino se está dejando sentir:  “No os engañéis, Dios no puede ser burlado: Pues todo lo que el hombre sembrare, eso también cosechará”. Gálatas 6:7.

CONCLUSIÓN

Este artículo no lleva el fin de crear protagonismo, sino solo poner en contexto lo que va a ocurrir según las Santas Escrituras, y que hoy en día previene y exhorta sobre su condición delante del Señor.  ¿Ya vive en su ser el Hijo de Dios?  Si no ha hecho la decisión de aceptarlo, ¡No demore más!  Solo El puede salvarlo de la ruina que se cierne sobre este planeta.  Su invitación: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él y comeré con él y el conmigo”. Revelación 3:20.

CONCLUÍDO

Impactos: 151