fbpx

“Josué dijo en presencia de los israelitas: sol, detente; y tú luna, en el valle de Ajalón.

Y el sol se detuvo y la luna se paró, hasta que la gente se hubo vengado de sus enemigos.

Y el sol no se apresuró a ponerse casi un día entero”. Josué 10:12 y 13

Por Enrique Gordillo Mazariegos

Resumiendo la segunda parte de esta temática, hemos hecho reseña de la destrucción del templo y la ciudad de Jerusalén en el año 70 D.C. en manos del emperador Tito.

Resaltamos también la Gran Tribulación con sus implicaciones a futuro, que sufrirá el pueblo de Dios.

Atendiendo el orden de las partes que comprende el capítulo 24 del evangelista Mateo, estudiemos el versículo 22, donde el Maestro expone la disminución de los días.

“Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; más por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados”. Mateo 24:22.

En la actualidad, aparentemente los días se han acortado y ello ha sido objeto de análisis de los hombres de ciencia.  Por ejemplo, Shuman, científico alemán asegura que: “El día que vivimos como de 24 horas, en realidad tiene 16; y por eso los tiempos de hoy se van tan acelerados; por lo que esto podría causar catástrofes climáticas.  El planeta aumentó su velocidad en su movimiento de rotación.  Por eso el día que vivimos, es más corto de lo que creemos”.  

Aparte, el 13 Baktún—el calendario maya más largo de la historia—explica que en el año 2012 concluye una etapa y abre una nueva era con cambios cósmicos que afectan a la humanidad.  Entre las revelaciones que hace, destaca lo relativo a la disminución de los días.  “El corazón de la tierra está yendo más rápido o colapsando.  Antes, el latido de la tierra era de 7.83 herzios por segundo; pero desde 1980 late a 12 herzios por segundo.  En pocas palabras, el día es ahora de 16 horas y no de 24”.

Ante tales conclusiones de la ciencia, preguntamos: ¿son correctas? ¿usted ha sentido realmente la disminución de los días?  En este contexto, ¿cuál es la posición del Señor?  ¿acaso está modificando el ciclo normal de la tierra para reducir los días?  Para encontrar el sentido a esta parte cósmica, veamos brevemente un acontecimiento  astronómico sin precedentes en toda la historia de la humanidad, que ocurrió en los días de Josué.  ¡Jehová hizo detener el sol y la luna casi un día!  “Josué dijo en presencia de los israelitas: sol, detente; y tu luna, en el valle de Ajalón.  Y el sol se detuvo y la luna se paró, hasta que la gente se hubo vengado de sus enemigos.  Y el sol no se apresuró a ponerse casi un día entero”. Josué 10:12 y 13.

¿Qué opinan los astrónomos de este acontecimiento sin igual?  se afianzan en la teoría del científico inglés Isaac Newton, que afirma “ el sol gira sobre su propio eje y su movimiento lateral mantiene girando la tierra y demás planetas.  Sin ese movimiento lateral, la tierra saldría disparada en línea recta”.  Por lo que los científicos se preguntan: “¿cómo es posible que el sol y la tierra hayan detenido su rotación sin haber provocado cataclismos de grandes proporciones? 

Si la tierra se detuviese todos saldríamos volando por los aires a velocidades altísimas, disparados a cualquier dirección provocando catástrofes inimaginables. 

¡Los océanos sepultarían los continentes! provocando un cataclismo mundial”.  Fuente: Si la tierra se detuviera. 

Una vez que hemos expuesto los argumentos válidos de la ciencia de las implicaciones que sufriría el planeta si dejara de girar, preguntamos ¿qué pasó con el día perdido de Josué?  ¿o casi un día?  La Nasa—Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio—.  “A través de la red compleja de investigación cósmica, descubre el faltante de casi un día, es decir 23 horas con 20 minutos.  Sin embargo uno de sus miembros cita 2da de Reyes capítulo 20 y versículo 11, que declara: “Entonces el profeta Isaías clamó a Jehová, he hizo volver la sombra por los grados que había descendido en el reloj de Acáz, diez grados atrás”.  Según la Nasa, los diez grados equivalen a 40 minutos por lo que se completó un día”.

A la fecha la ciencia debate sobre el día perdido de Josué.  ¿Pero realmente falta ese día? Leamos por favor con sumo detenimiento el versículo 14 de Josué capítulo 10.  “Y no hubo DIA como aquel, ni antes ni después de él, porque Jehová peleaba por Israel”.  Para Jehová, ¡fue un día normal! su inmenso poder detuvo el sol, la luna y la tierra en su rotación sin que causaran desastres o catástrofes sobre los habitantes de este planeta; mientras Israel procuraba derrotar al enemigo.  ¿Desafió Jehová las leyes que rigen el sistema planetario? ¡Definitivamente no! Él es absolutamente Soberano—que se gobierna a si mismo sin estar sometido a otro—.  Es su creación, le pertenece.  Este suceso va ligado también a la profecía que está en examen relativo al acortamiento de los días.  ¡No existen días de 16 horas, tampoco la tierra está girando más rápido por situaciones climáticas!  El ciclo de la rotación es la misma—24 horas en que la tierra gira sobre su propio eje— . Y de traslación –la tierra se mueve 365 días alrededor del sol—.

Consecuencias de que el día tuviera 16 horas.  “Puesto que la tierra completa una revolución sobre su eje cada 24 horas, eso quiere decir que está girando a una velocidad de 1600 Km por hora.  Pero que la tierra de un momento a otro empiece a girar una vez cada 16 horas, su velocidad de rotación se incrementaría a 2,489 Km por hora.  La gravedad ya no podría sostenernos sobre la tierra y de pronto parecería como si hubiera un viento constante soplando a 800 Km por hora.  Nada ni nadie podría resistir esa fuerza”. Fuente P & R.  Este dato científico también desvanece la teoría de que el día en la actualidad tiene 16 horas producto de su aceleración.

Los dos eventos astronómicos—uno que ya se cumplió en los días de Josué, y el otro que está por venir—tienen propósitos definidos.  Reiteramos, el objetivo de que la luz solar se prolongara en el tiempo de Josué, era derrotar al enemigo y el acortamiento de los días que explica el Maestro es por el amor a sus escogidos.

Antes de cerrar este punto citamos el libro de Marcos que expone: “Y si el Señor no hubiese acortado aquellos días, nadie sería salvo; más por causa de los escogidos que el escogió, acortó aquellos días”. Marcos 13:20.  La explicación de Marcos da la impresión que este acontecimiento es parte del pasado; sin embargo es cuestión de semántica.  La versión Jerusalén en su traducción exalta: “Y si el Señor no abreviase aquellos días, no se salvaría nadie; pero en atención a los elegidos que el eligió, ha abreviado los días”. Marcos 13:20. Definitivamente esta parte profética tendrá su cumplimiento en el momento que el pueblo de Dios sufra la Gran Tribulación y  la versión NTV expone este evento con mayor claridad. “De hecho a menos que se acorte ese tiempo de calamidad, ni una sola persona sobrevivirá, pero se acortará por el bien de los elegidos de Dios”.

“Entonces, si alguno os dijere: mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis.  Porque se levantarán falsos cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán si fuera posible, aún a los escogidos.  Ya os lo he dicho antes.  Así que, si os dijeren: mirad está en el desierto, no salgáis; o mirad, está en los aposentos, no lo creáis”. Mateo 24:2326. 

El Maestro en forma reiterada amonesta a su iglesia a no caer en la trampa de la mentira: falsos cristos y falsos profetas.  Isaías había profetizado lo expuesto por el Hijo de Dios.  “Echarán mano de un hombre siete mujeres en aquel tiempo, diciendo: nosotras comeremos de nuestro pan, y nos vestiremos de nuestras ropas; solamente permítenos llevar tu nombre, quita nuestro oprobio”. Isaías 4:1.  En el inicio de su alocución el profeta menciona siete mujeres— mujer, es símbolo de iglesia. 2da Corintios 11:2—.  Y ¿por qué siete? porque a lo largo de las 7 épocas de la iglesia—Efeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea—ha existido paralelo a ella, la falsedad religiosa representada por mujeres—iglesias—que expone el profeta. 

Por ejemplo, en el primer siglo de la iglesia, existían los gnósticos.  “El gnosticismo es un conjunto de corrientes sincréticas que existió en los primeros tres siglos de nuestra era.  Según esa doctrina—que permanece hasta hoy—los iniciados no se salvan por la fe en el perdón gracias al sacrificio de Cristo, sino que se salvan mediante la gnosis o conocimiento introspectivo de lo divino, que es un conocimiento superior a la fe.  El ser humano es autónomo para salvarse a sí mismo”. Fuente: Gnosticismo.  La iglesia primitiva atendió la advertencia de su Señor de no dejarse enredar en enseñanzas humanas que en ese tiempo proclamaban los gnósticos.

Igual como en el ayer, el pueblo de Dios lucha por mantener su auténtica fe, dado que el ambiente está saturado de miles de iglesias con distintos credos.

“Porque vendrá tiempo cuando no sufran la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias—desenfreno, exceso, libertinaje, etc—y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas”—historietas, habladurías, ficción, quimera, etc—.  Este es el estilo actual de los que engañan a las multitudes,  efectuando sanaciones fingidas; expulsar demonios, etc.  

La advertencia del Señor, insistimos, es a no acoplarse a las enseñanzas que afloran de miles de iglesias que ofrecen salvación abreviada. El versículo 24 de Mateo capítulo 24, el Hijo de Dios advierte sobre grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán si fuera posible a sus escogidos.  

“E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas”. Mateo 24:29.

Una corriente religiosa afirma que posterior a la persecución de los 1,260 años o días proféticos que concluyó en el año 1798, se originó la caída de las estrellas, seguido de un terremoto. Contrario a esta versión, el astrónomo Kevin Luhanam expone que “la estrella más pequeña del sistema planetario es ocho veces más grande que Júpiter”.  ¿Qué tan grande es Júpiter comparado con la tierra? “Júpiter tiene un diámetro alrededor de 88,695 millas (142,800 Km) lo cual es más de 11 veces que el diámetro de la tierra.  Esto significa que Júpiter es tan grande ¡que pesa dos y medio más que los ocho planetas juntos!”  Esta acotación descarta totalmente la teoría de la lluvia de estrellas sobre la tierra.  

¿Ahora bien, que significa la palabra estrella en las Sagradas Escrituras? La palabra de Dios contiene muchos símbolos y las estrellas son uno de ellos.  Por ejemplo,  el libro del profeta Daniel expone: “Y se engrandeció hasta el ejército del cielo; y parte del ejército y las estrellas echó por tierra y las pisoteó”.  Daniel 8:10.  Es obvio que en esta parte el profeta se refiera a las altas autoridades del pueblo judío.  El invasor los humilló a tal punto de suspender el continuo sacrificio dedicado a Jehová—versículos 11 y 12—.  Se explica así que una vez que el Maestro y el revelador enfocan este punto, se refieren a los gobernantes o monarcas que ejercen poder sobre todos, “exhorto ante todo a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia”—grandeza, superioridad, altura, etc— por ello, cuando venga el Rey de reyes y Señor de señores, caerán los gobiernos—estrellas —.  “Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes y los poderosos, y todo siervo y todo libre se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas, caed sobre nosotros y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero, porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?” Revelación 6:15-17.

Con relación al terremoto que según la nota, se produjo pasada la persecución, éstos han sucedido a través de la historia hasta hoy día.  Sin embargo, son sismos que se producen en un solo país con implicaciones a veces en zonas fronterizas. 

 El terremoto que se avecina tiene características distintas a los que han acontecido; éste, es de carácter global, a tal punto que desaparecerán los continentes. “Y hubo relámpagos, retumbar de truenos y un violento terremoto.  No, desde que existen hombres sobre la tierra jamás se había visto terremoto tan violento.  La Ciudad Grande se partió en tres pedazos, mientras se derrumbaban las ciudades de las naciones.  Entonces los continentes desaparecieron, lo mismo que las cordilleras”. Revelación 16:18-20.

Volviendo a la Gran Tribulación profetizada por el Maestro, le invitamos a leer su desenlace en la tercera parte del artículo “La Ira de Satanás” en nuestra página.  El estudio revela a los principales protagonistas que tendrán parte en esta última persecución.  

Continuará…

Nota aclaratoria:

Recibimos una inquietud de un apreciable lector que amablemente expone con relación al artículo de la Gran Tribulación que según la palabra de Dios, las tribulaciones que padece el hijo de Dios, son las dificultades que atraviesa en la vida y cita el libro de los Hechos capítulo 14 y versículo 22.

Intentaremos proporcionar una respuesta breve y concisa fundamentada en las Sagradas Escrituras.

El libro de Job declara: “El hombre nacido de mujer, corto de días y harto de sin sabores”—pesar, dolor, amargura, etc—.  Job 14:1.

El patriarca manifiesta que todo ser humano sin excepción, sufre dolor en la vida.  Por lo que el sufrimiento es generalizado.  Sin embargo, el genuino servidor del Señor sufre con convicción por su bendita causa.  El verdadero siervo del Señor sobrevive cuando los conflictos no lo hacen claudicar, sino lo fortalece, modela su carácter y su vida espiritual refleja entereza o determinación.  “Para que se hagan manifiesto entre vosotros los que son aprobados”. 1ra Corintios 11:19.  Según la expresión paulina, el sufrimiento del pueblo de Dios hasta cierto punto es necesario, pues de otra manera ¿cómo conseguirá madurar o desarrollar?  “En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en distintas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo”. 1ra de Pedro 1:6 y 7.  

Definitivamente el sufrimiento que nos aqueja en esta vida son gajes de nuestro ministerio y no tiene ninguna relación con el artículo expuesto. Es otra su naturaleza.

Gracias por visitar nuestra página. 

LA IGLESIA DE DIOS Y SU TEMATICA

Impactos: 17