fbpx

“No temàis ni os amedrentèis delante de esta grande multitud, porque no es vuestra la guerra sino de Jehovà”. 2da Cronicas 20:15

Recapitulando la primera parte de este estudio, entendimos que Jehová, prometió a Abraham la tierra de Palestina. Génesis 15:18.  Promesa hecha de nuestro padre Abraham a su hijo Isaac que siguió el curso del pacto. 

Posteriormente Isaac haría la misma promesa a Jacob.  Génesis 28:3-4. 

La dispersión y retorno del pueblo judío a su tierra.  Amós 9:9 y Ezequiel 39:28. 

La independencia de Israel y las guerras que siguieron a ésta; la guerra de 1948, la guerra de los 6 días y la guerra en el día del perdón o Yonkipur que estudiaremos en esta parte.

Los contendientes en esta confrontación: Egipto, Siria, Irak y Jordania contra Israel.

El 12 de Junio de 1973, el presidente de Egipto Sadat visitó Siria y acordó con Assad presidente de ese país el ataque sorpresivo contra el pueblo de Israel. 

Esta guerra se denominó operación luna llena.  Este conflicto principió un día sábado 6 de octubre de 1973, y terminó el 26 de ese mismo mes.

Los árabes querían reivindicarse de la apabullante derrota de las tropas israelíes en la guerra de los 6 días.  En ese año bastaron 3 horas para que los judíos destruyeran la resistencia árabe.  El impacto de la supremacía aérea israelí fue determinante. Los Altos del Golán en ese tiempo en poder de Siria,  la franja oeste, dominada por Jordania, y la península del Sinaí que gobernaba Egipto, (en poder actualmente del pueblo de Israel) les recordaba constantemente la humillación sufrida en el año 1967.

Sadam Hussein que en esa guerra había perdido miles de elementos jordanos no se podía dar el lujo de perder otro conflicto bélico contra sus vecinos.

Parafrasearemos los datos de la historia:

Era un día sábado 6 de octubre, todas las tropas judías estaban en descanso.  En ese día se celebraba la festividad anual de el día del perdón, conocido como Yonkipur -entre las fiestas que celebra Israel destaca el día del perdón, ya que en esta actividad los sacerdotes efectúan un ritual que conlleva el perdón de los pecados del pueblo. Levítico 16:32-34–.

Los países árabes liderados por Egipto y Siria emprendieron un ataque contra Israel.  Esta acción sorpresiva con los ingredientes de alevosía y ventaja fue planificada cuidadosamente por las naciones árabes.  Todo el pueblo hebreo se encontraba concentrado en las sinagogas celebrando esta actividad dedicada a Jehová.  Las fuerzas sirias y egipcias contaban con un número de soldados 10 veces mayor que el de los semitas.  Los sistemas de misiles soviéticos medirían sus fuerzas con los de los israelíes. 

Rusia que apoyó a las naciones árabes en las guerras anteriores, había aprovisionado a Egipto con un nuevo y más moderno material militar, y en conjunto con Siria, Jordania e Irak, mantenían un objetivo común: Destruir a Israel.

LA OFENSIVA ARABE

Los cazas sirios MiG-17, invadieron el espacio aéreo israelí en la zona de los altos del Golán donde comenzaron los ataques sobre blindados y bombardearon las posiciones del cuartel general del ejército israelita.  Los invasores querían destruir el corazón de las bases militares del pueblo judío.  La táctica y logística de los agresores estaban bien definidas y trataban de coordinarlas.  Siria “barrió” la zona para eliminar los tanques israelíes, iniciando la penetración de sus tropas por todo el frente abierto.  Los judíos, tomados por sorpresa utilizaban cualquier medio de locomoción; camiones, buses y hasta transportes de leche, y trataban de coordinar acciones para defender la zona del aluvión árabe.  Las tropas israelíes trataban desesperadamente organizarse; a esta altura el ejército judío había sufrido considerables bajas.

El ejército egipcio aprovechó esta situación y se abrieron camino a través del canal de Suez.

Los primeros ataques aéreos israelíes resultaron infructuosos frente a la defensa anti aérea siria.  Los israelitas perdieron más de 40 aviones debiendo suspender las salidas.

Las tropas sirias por aparte, en su penetración del suelo israelí, había alcanzado uno de sus objetivos fundamentales: la captura del monte Hermón.  Mientras la mayoría de blindados israelitas se retiraban.  Otro de los objetivos de las tropas sirias e egipcias era el control del mar de Galilea.

En esta situación, el mundo que estaba atento de los sucesos bélicos que se originaban en el medio oriente, aseguraban que Israel perdería la guerra.

Y es que en esta guerra, Israel se enfrentaba a casi un millón de efectivos de las naciones árabes y se pensaba que por el ataque masivo que sufría el pueblo hebreo, este sería borrado del planeta.  Lo que las naciones del mundo ignoraban que el Dios de los hebreos pelearía por ellos y revertiría esta supuesta victoria de las naciones árabes.  ¡Jehová, como antaño, también estaba en esta batalla defendiendo a su pueblo, en pleno siglo XX! “No temáis ni os amedrentéis delante de esta grande multitud, porque no es vuestra la guerra sino de Jehová” 2da de Crónicas 20:15.

LA CONTRAOFENSIVA ISRAELI

A manera de un milagro, y ayudados por una fuerza superior los judíos revirtieron el ataque masivo de sus enemigos e iniciaron una contraofensiva para detener el avance sobre Galilea.  En esta embestida israelí, los sirios perdieron el 80% de su material bélico.  En el frente norte, la invasión sobre los sirios y egipcios fue contundente y sufrieron un gran número de bajas.  Las pocas fuerzas sirias huyeron a las fronteras anteriores al inicio de la guerra.  La aviación israelí una vez más se impuso y castigó puntos estratégicos del alto mando sirio y los “arrinconó” a inmediaciones de Damasco.  En este avance Israel recuperó el monte Hermón.  El frente israelí fue ampliándose hasta llegar a África, combatiendo con las tropas egipcias e invadió algunas zonas de ese país.  En su recorrido destruyó casi la totalidad de los misiles egipcios, y el número de bajas de las tropas egipcias fue impresionante.  Igual suerte sufrieron las tropas iraquíes y jordanas que habían penetrado en Siria para apoyar la operación.  Por esta situación los pueblos árabes desesperadamente pidieron un alto al fuego.

Ante la debacle árabe, inmediatamente intervino el consejo de seguridad de la ONU a través de su secretario de estado Henry Kissinger, con una propuesta de carácter urgente de un alto al fuego.  En dicha propuesta se unieron los países de Estados Unidos y la desaparecida Unión Soviética.  A pesar de que esta guerra terminó el 26 de octubre, la propuesta de cese al fuego se firmó el 11 de noviembre de 1973.

Fuente: Wikipedia: La Enciclopedia Libre.  Resumen y narración del autor de este estudio.

Estas guerras no cambiaron en nada el sentir árabe.  Al contrario, a partir de este conflicto el pueblo árabe apoyado por la organización para la liberación de Palestina (OLP) fundada en 1964, con respaldo de otras naciones afines, iniciaron una escalada terrorista internacional contra los hebreos.  Secuestros, ataques y explosión de aviones comerciales israelíes, atentados contra sinagogas en todo el planeta.  El mundo todavía recuerda la masacre que fueron objeto atletas israelíes en manos de árabes terroristas en Múnich Alemania en 1972.

En esta exposición tratamos de recopilar acontecimientos de trascendencia entre estos dos pueblos a través de la historia.  Un episodio más, que no podemos pasar por alto es el espectacular  Rescate que se originó en Uganda. 

RESCATE EN ENTEBBE

… “Pero en el tiempo de su tribulación clamaron a ti, y tu desde los cielos los oíste y según tu gran misericordia les enviaste libertadores para que los salvasen de mano de sus enemigos” Nehemías 9:27 ultima parte.

Este fue un evento más que conmocionó al mundo de aquel entonces.

Era un sábado 27 de junio de 1976, justo a las 12:00 horas, terroristas asaltaron el avión que estaba por despegar

rumbo a Tel-Aviv, Israel; en el aeropuerto de Atenas, Grecia; en cuyo interior permanecían 256 pasajeros entre ellos 107 personas de nacionalidad judía. 

El avión prácticamente fue secuestrado por terroristas, dos de origen árabe, una mujer de nacionalidad alemana y siete más que se les uniría más adelante. 

En principio el grupo terrorista intentó negociar con el gobierno de Israel, la liberación de todos los pasajeros, a cambio de la libertad de 52 terroristas presos en ese país.  Israel es un país que tiene como norma no negociar con ningún grupo o persona que este al margen de la ley, sin embargo, consideraban que la situación de los rehenes de su país era bastante complicada. 

Al no recibir respuesta inmediata los terroristas resolvieron separar a los pasajeros judíos del resto de los demás, y amenazaron con ejecutar uno por uno de los pasajeros israelitas si sus exigencias no eran satisfechas.  Ehud Barak un alto funcionario judío se conmovió tanto por esta amenaza en contra de sus compatriotas, y según explicaba que repentinamente había venido a su mente aquellos sucesos terribles cuando en Alemania –en la era de Hitler–, seleccionaban a los judíos del resto de las gentes para conducirlos a los campos de exterminio o campos de concentración. 

Finalmente solo quedaron en el interior del avión 107 judíos, entre niños, mujeres y ancianos que suplicaban a viva voz a sus captores que los dejaran en libertad.

Por aparte, ante esta situación el centro de inteligencia israelí cabildeaba con las altas autoridades si se negociaba con los terroristas; mientras buscaban acuerdos el avión con los rehenes voló hacia Libia ( país enemigo de Israel) a su llegada fueron recibidos por el presidente de esa nación Muamar el Gadafi, quien se negó a mantener a los rehenes en su país, y solo se limitó a abastecerlos de combustible para que el avión enfilara hacia Uganda -continente africano-  a cuatro mil kilómetros de Israel.  En ese país fueron recibidos por el presidente Amín, enemigo de Israel y les dio apoyo para permanecer en el aeropuerto de Entebbe.  Desde allí reiniciaron las amenazas en contra del estado de Israel e impusieron dos días de límite para empezar la ejecución, si existiese rechazo en la negociación.

Sin embargo, la liberación estaba cerca, que no iba a ser de mano de los israelíes, ya que para muchos analistas del mundo era misión imposible; no obstante, el Señor intervendría para liberar a los suyos que clamaban por su ayuda.  “Yo estoy afligido y menesteroso; apresúrate a mí, oh Dios, ayuda mía y mi libertador eres tú; oh Jehová, no te detengas” Salmo 70:5.

Era una noche de tormenta, y en el momento en que cuatro aviones Hércules israelíes  despegaban hacia Uganda, la noche se despejó completamente.  En la ruta hacia Uganda tenían que volar sobre países hostiles por lo que tuvieron que ejecutar maniobras para que los radares de sus enemigos no los detectaran.  Faltaban pocas horas para que empezara la ejecución de los rehenes y precisaba llegar a tiempo.  Iban trescientos valientes soldados con un esquema táctico diseñado previamente para atacar a los terroristas y tropas ugandeses.  El plan no podía fallar ya que en el área donde permanecían los secuestrados estaba dinamitada.  La operación de liberación tenía que cumplirse con un margen mínimo de error.  Llegaron a Uganda y penetraron a las pistas del aeropuerto de Entebbe.  Penetraron a las instalaciones donde permanecían los cautivos, sus uniformes eran similares a los de los soldados ugandeses y teniendo como aliada la oscuridad confundieron a éstos; y el ataque fue sorpresivo; la operación fue coordinada por Jonathan Netanyahu hermano del actual ministro israelí  Benjamín Netanyahu.  La operación que se consideraba imposible para las naciones del mundo se realizó en 53 minutos.  Fue impresionante la coordinación y rapidez con que actuaron los israelitas, y en cuestión de minutos eliminaron a 7 de los 10 terroristas.  Esa noche murieron también mil doscientos soldados ugandeses que apoyaban a los secuestradores.  Con una precisión fuera de serie los rehenes fueron conducidos a los aviones israelíes para conducirlos de regreso a casa.

Las bajas que sufrió Israel en el campo militar fue el coordinador Jonathan Netanyahu y dos rehenes que murieron en el rescate.

Israel regresó victorioso a su tierra llevando consigo ciento cinco compatriotas sanos y salvos. 

Una vez más Jehová había defendido a su pueblo.

Fuente: www.youtube.com/rescate en entebe. Resumen y narración del autor de este estudio.

Ante la impotencia de las naciones árabes de destruir a Israel a través de los conflictos bélicos, secuestros etc, decidieron llevar adelante una guerra económica, y se concretó cuando embargaron el petróleo de los países afines a Israel.  Al mismo tiempo que reducían las ventas con el propósito de lograr un aumento de los precios.  En ese entonces el mundo tembló al escasear el petróleo que causó desestabilización de la economía internacional.  Manifestándose así  la ira de Ismael “Y él será hombre fiero, su mano será contra todos” Génesis 16:12.  Esta acción presionó a los Estados Unidos y a Rusia a alcanzar un acuerdo inmediato a través de la ONU.  Israel en ese tiempo de crisis estaba en posesión del Sinaí que le abasteció de petróleo para suplir todas sus necesidades.

Así, todos los intentos de los árabes por desplazar de sus tierras al pueblo judío ha sido imposible.  Dios no puede interrumpir sus propósitos de retornar a su pueblo a la tierra que le prometió. Él ha peleado por Israel en todas las batallas, porque es imposible que los hebreos hubiesen sobrevivido sin la ayuda del Eterno, como está escrito:  “Por lo cual, así ha dicho Jehová: Yo he alzado mi mano, he jurado que las naciones que están a vuestro alrededor han de llevar su afrenta” Ezequiel 36:7.  ¿Quién puede cambiar los designios del Eterno?  Tal como lo expresó el profeta de la reedificación completa de Israel, esta se ha cumplido.  Ezequiel 36:10.

JERUSALÉN

En este lugar se han librado guerras y este escenario ha sido un mudo testigo de derramamiento de sangre.

En el año 70 DC, se cumplió lo que el Maestro había profetizado “Jerusalén será hollada –pisar, abatir, humillar– por los gentiles hasta que se cumpla el tiempo de las naciones” Lucas 21:24 última parte. 

Los legionarios de Tito hicieron que la ciudad cayera en pasto de llamas, por lo cual fueron muertos centenares de judíos que quisieron defenderla y muchos de ellos fueron al exilio.

El profeta Jeremías es el referente de uno de los tantos casos de destrucción que sufrió antiguamente  Jerusalén por las naciones gentiles.  Fue sitiada por Nabucodonosor rey de Babilonia (este evento ocurrió en el año 587 AC) Jeremías 52:5.  Los versículos 13 y 14 de este capítulo narran que posterior a la toma de Jerusalén fue destruida “Y quemó la casa de Jehová, y la casa del rey y todas las cosas de Jerusalén; y destruyó con fuego todo edificio grande, y todo el ejercito de los caldeos, que venían  con el capitán de la guardia, destruyó todos los muros en derredor de Jerusalén”.

La historia narra que en la era cristiana en el año 637, fue conquistada por el califa Omar; en 1,072, por los celjucidos, en el año 1,099 por cruzados cristianos; en el año 1,187, el sultán Saladino volvió a arrebatar la ciudad a los caballeros francos etc.

Desde 1,948 Jordania e Israel luchan por la posesión de la ciudad santa.  Tres religiones mundiales: judaísmo, cristianismo e islamismo creen tener de acuerdo a su fe, el derecho sobre Jerusalén.

El pueblo musulmán cree que les pertenece Jerusalén porque según ellos, Mahoma ascendió a los cielos partiendo de Jerusalén. 

Los cristianos se dirigen al santo sepulcro en donde se cree fue sepultado nuestro Señor Jesucristo.

Para los judíos, la vista esta puesta en los muros de los lamentos –ruinas del primer templo judío construido

por Salomón en el mismo lugar alrededor del año 960 AC– donde se reúnen para invocar a su Dios.

Así, Jerusalén por siglos estuvo gobernada por distintas naciones paganas, y el último país que la mantuvo  subyugada fue Inglaterra desde el año 1,917 a 1,948.  Sin embargo, Israel desde la guerra de los 6 días en la península del Sinaí en 1967, recuperó la ciudad antigua de Jerusalén.  Fue conmovedor para los hebreos palpar con devoción aquellos viejos muros y con lagrimas en los ojos musitaron las palabras de David “ Si me olvidare de ti, oh Jerusalén, pierda mi diestra su destreza, mi lengua se pegue a mi paladar, si de ti no me acordare” Salmo 137:5 y 6.

Actualmente Jerusalén es la capital de Israel situada en los montes de Judea, entre el mar mediterráneo y la ribera norte del mar muerto.  Es de destacar que a un lado del viejo templo en ruinas se yergue la mezquita árabe Alacsa.  La autoridad nacional palestina, pretende establecer a Jerusalén, como capital de su futuro estado; sin embargo, el pueblo judío se ha propuesto reafirmar y consolidar a Jerusalén como capital de Israel y la capital eterna del pueblo judío, que por herencia histórica y bíblica les pertenece.

En el libro de Génesis 14:18, desde los días de Abraham, se menciona por primera vez la palabra Salen que significa Paz “Entonces Melquisedec rey de Salen y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino.

Según el historiador Flavio Josefo (antigüedades I.X2) este versículo citado muestra el sitio antiguo de Jerusalén.  En el salmo 76:2 se menciona el paralelismo con –Sion donde reinará el Señor–.  He aquí, los dichos del salmista “En Salen está su tabernáculo, y su habitación en Sion”.

Estudiemos brevemente esta porción bíblica, para ubicar el papel que desempeñarán estos dos lugares cuando el Señor venga a este planeta.  Sion está situada sobre la colina de la vieja Jerusalén, en posesión de Israel actualmente; llamada también la ciudad de David.

Y es que el Señor ha elegido a Sion como su habitación y allí establecerá su reino “La luna se avergonzará y el sol se confundirá, cuando Jehová de los ejércitos reine en el monte Sion y en Jerusalén” Isaías 24:23.

El profeta Miqueas amplía la declaración de Isaías “De Sion saldrá la ley y de Jerusalén su palabra” Miqueas 4:2 ultima parte.  En efecto, el Señor una vez que se constituya en Rey en la era milenial, desde Sion dictará las leyes, ordenanzas o estatutos, que regirá a las naciones con vara de hierro.  De Jerusalén (tabernáculo) saldrá su mensaje.

Por lo explicado por los profetas, es imposible que las naciones árabes pretendan tomar a Jerusalén como su capital, porque ésta está reservada para los oficios del Señor.  Lo que la palabra del Señor afirma con certeza que Jerusalén será liberada “Sacúdete el polvo; levántate y siéntate Jerusalén, suelta las ataduras de tu cuello, cautiva hija de Sion” Isaías 52:2.

Cerca está el día  en que se cumplirá la palabra de Dios, que Jerusalén nunca más será  hollada por las naciones gentiles  “Y conoceréis que yo soy Jehová vuestro Dios que habito en Sion, mi santo monte, y Jerusalén será santa y extraños no pasaran más por ella”.  Joel 3:17.  

No obstante, todos los argumentos validos bíblicos e históricos dan por sentado que la ciudad santa pertenece al pueblo semita, sin embargo, el pueblo palestino no cesarà en sus airados reclamos por Jerusalén y por toda la tierra de palestina; y consensuará con sus aliados en desatar la última gran guerra que está predicha por los profetas del Señor: la guerra de Armagedón. 

Continuara…

IGLESIA DE DIOS Y SU TEMATICA

Impactos: 14