fbpx

“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias  de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo,santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.” Romanos 12:1

INTRODUCCIÓN:

El ayuno y las prácticas en sus diversas formas se ha observado desde la antigüedad.

Así, por ejemplo, el ayuno terapéutico por razones estrictamente de salud física y el ayuno con fines místicos o espirituales.

No obstante, que el diccionario define el ayuno como, “la abstinencia total de alimentos y bebidas”, hoy en día lo han clasificado en diversas modalidades cómo: Ayuno parcial, intermitente, ayuno con agua, ayuno de días alternados, ayunos periódicos, y màs.

Por aparte, en medicina, previo al análisis de sangre, se debe evitar ingerir alimentos, al menos de la última comida del día-la cena- para que las pruebas de sangre se realicen en ayunas en condiciones normales.

Dieta Hídrica:

 Según el diccionario la define como: “Aquella que sólo permite la ingesta de agua.” No es razonable definir un ayuno con agua como lo exponen las modalidades de hoy en día.  Es un método que lleva fines curativos, por ejemplo, la opción de la jugoterapia aumenta las posibilidades de mantener estable la salud. 

La fisiología humana se ha visto beneficiada cuando se escoge adecuadamente frutas o verduras licuadas

o pasadas a través de un extractor para trasladar al organismo los diversos nutrientes.

Por ejemplo, afirman los expertos que el jugo de melón, “aporta vitamina A, que evita la resequedad de la piel.

Vitamina E: Poderoso antioxidante que previene el cáncer: La gota, artritis, regula el colesterol, etc”.  

Similar situación ocurre por ejemplo, cuando observamos una dieta estrictamente con agua. 

El vital líquido es desintoxicante; valioso en minerales y nutrientes.

Insistimos, esta es dieta líquida y en casos de salud y tiempo debe ser supervisada por un profesional.

Ayuno:

Según el diccionario es “la completa abstinencia  de alimentos sólidos y agua”

Beneficios Físicos del Ayuno:

“Pérdida de peso, en personas obesas.  Mejora la salud cardiovascular; reduce los niveles de colesterol LDL-colesterol malo- y aumenta el colesterol HDL-colesterol bueno-.  Reduce la presión arterial.  Elimina los síntomas de artritis reumatoide; mejora la salud cerebral y previene el cáncer de mama y próstata”.  Fuente: “Los Beneficios del Ayuno basados en la Ciencia 2019.” El modelo de salud a través del ayuno, es opcional para todos los que buscan una mejor calidad de vida.

En principio la persona que emprende un ayuno voluntario -preferible de 24 horas- debe mentalizarse, o sea, como explica su definición: “Tomar conciencia de un hecho, problema, situación, etc, para afrentarlo adecuadamente”.  Una vez que lleno de optimismo y confianza en superar alguna afección, es un estímulo que nos ayudará a terminarlo satisfactoriamente.

¿Qué ocurre en lo interior de nuestro organismo, cuando ayunamos? Definitivamente la nutrición no se interrumpe; en ese periodo sin aporte alimenticio ni líquido el organismo metaboliza sus propias escorias y en esa acción regenera todo el tejido celular y los órganos enfermos se rehabilitan; en otras palabras, ocurre la desintoxicación total del cuerpo restableciendo la salud.

David tenía en alta estima el ayuno y presentaba  su cuerpo en sacrificio vivo por los demás.  “Pero yo, cuando ellos enfermaron, me vestí de cilicio; afligí con ayuno mi alma”. Salmo 35:13.  David, abatía o mortificaba su cuerpo una vez que elegía un ayuno en favor de sus semejantes.  

Por otro lado, algunos estudiosos de la palabra de Dios afirman que el profeta Daniel, observó un ayuno parcial, una vez que selecciona determinados alimentos distintos de las porciones alimenticias que ingería el rey.  ¿Tiene crédito esta versión?  ¿Cuál fue el propósito de Daniel y compañeros de rechazar la comida del rey?

El contexto bíblico:

“Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que el bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse.  Y dijo el jefe de los eunucos a Daniel: Temo a mi Señor el rey que señaló vuestra comida y vuestra bebida; pues luego que él vea vuestros rostros más pálidos que de los muchachos que son semejantes a vosotros, condenaréis para con el rey mi cabeza.  Entonces dijo Daniel a Melzar, que estaba puesto por el jefe de los eunucos sobre Daniel, Ananías, Misael y Azarías; te ruego que hagas la prueba con tus siervos por diez días, y nos den legumbres a comer y agua a beber.  Compara luego nuestros rostros con los rostros de los muchachos que comen de la ración de la comida del rey, y haz después con tus siervos según veas”.  Daniel 1:8-13.

¿Por qué Daniel y compañeros rechazaron la comida y bebida del soberano?  Observemos con suma atención lo que expone el versículo 8 del capítulo 1.  “Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que el bebía.”  Recordemos que Daniel era judío y era un estricto observador de las leyes de alimentación establecidas por Jehová en la Torah.

El rabino Moshe Bendehn expone: “En el pentateuco libro sagrado de los judíos existen prescripciones y prohibiciones alimenticias.  Por ejemplo, que los mamíferos aptos para consumo humano, tengan las pezuñas hendidas; los peces que tengan escamas, etc.  Lo contrario, son alimentos inmundos que contaminan no solo el cuerpo, sino también el alma.  El humano es un ser dual, por tanto, los alimentos limpios armonizan mutuamente, evitando la contaminación del hombre”.

Por ello, Daniel puso a prueba la fidelidad a su Dios evitando ingerir las comidas y bebidas inmundas del monarca.  

El profeta y compañeros escogen la opción de las legumbres como alimentos. 

¿Qué son las legumbres? 

frijol, garbanzo, lentejas, habas, arvejas, ejotes , etc, ricos en proteínas.  Además las legumbres aportan vitaminas del grupo B

como niacina, b6, ácido fólico, en especial el complejo B12 conocido como cianocombalamina que combate la anemia. 

Además las legumbres son fuente de minerales como: calcio, magnesio, potasio, fósforo y hierro”. Fuente: “Beneficios de las Legumbres”.

Se explica así,  que pasados los días de prueba, “pareció el rostro de ellos mejor y más robusto que el de los otros muchachos que comían de la porción de la comida del rey. A Daniel y compañeros Dios les dio conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencias; y Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños”. Daniel 1:15-17.  Reiteramos, la fidelidad de Daniel a Dios dio como resultado todos los atributos físicos expuestos.  “Y no fueron hallados entre todos ellos otros como Daniel, Ananías, Misrael y Azarías; así, pues, estuvieron delante del rey”. Daniel 1:19.

Partiendo que el diccionario define la palabra dieta como: “Control o regulación de la cantidad y tipo de alimentos que toma una persona generalmente con un fin específico”.  Asumimos que Daniel adoptó una dieta de legumbres y no un ayuno parcial. No estamos en contra de alguien que por razones de salud u otras situaciones eligen un ayuno bautizado con distintos nombres, ayuno parcial, intermitente u otros; bastará separar un concepto de otro para evitar confusiones.

El Ayuno: Según las Sagradas Escrituras.

El texto de nuestra introducción es elocuente: 

“Así que, hermanos os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro racional culto”. Romanos 12:1.  

De este trozo extraemos palabras como sacrificio-ofrenda hecha a una divinidad en señal de reconocimiento u obediencia, o para pedir un favor- a este elemento se unen las expresiones “vivo” o sea, intenso, fuerte, etc.  Y racional, es decir, de una manera razonable.  Por tanto, nuestro cuerpo y mente reúne las condiciones necesarias para el inicio de un ayuno privado totalmente de alimentos y bebidas; como el que realizó Moisés.  “Cuando yo subí al monte para recibir las tablas de piedra, las tablas del pacto que Jehová hizo con vosotros, estuve entonces en el monte cuarenta días y cuarenta noches, sin comer pan ni beber agua.” Deuteronomio 9:9. Reiteramos, el ayuno no debe exceder de 48 horas.  La iglesia de Dios regularmente emplea 24 horas; cuyo inicio es de las 6 de la tarde, hasta las 6 de la tarde del día siguiente.

¿Por qué Ayunamos?

Existen muchas razones que nos instan a efectuar un ayuno.   Por ejemplo: demandar auxilio de lo alto.

El libro de Esdras expone: “Y publiqué ayuno allí junto al río Ahava, para afligirnos delante de nuestro Dios, para solicitar de Él camino derecho para nosotros; y para nuestros niños, y para nuestros bienes.  Porque tuve vergüenza de pedir al rey tropa y gente de a caballo que nos defendiesen del enemigo en el camino; porque habíamos hablado al rey, diciendo: la mano de nuestro Dios es para bien sobre todos los que le buscan; más su poder y su furor contra todos los que lo abandonan”. Esdras 8:21 y 22.

Es ilustrativa la narración de Esdras y está a tono con los tiempos actuales de nuestro país-Guatemala-.  La violencia, extorsiones, homicidios, entre otros se han empoderado contra la indefensa sociedad que la sufre.  Esdras demanda a Jehová-antes que al rey-seguridad para él, su familia y sus bienes.  Entonces proclaman ayuno a la comunidad hebrea; cuyo sacrificio demanda protección de Jehová ante el enemigo.  La respuesta de Dios llega de inmediato: “Ayunamos, pues, y pedimos a nuestro Dios sobre esto, y él nos fue propicio”. Esdras 8:24.  ¡Los libró del enemigo!

¿Cómo aplicamos el testimonio de Esdras a nuestras vidas?  Vivimos en un país inseguro en manos de nuestros angustiadores que campean libres. Cometen toda clase de ilícitos, nos roban la tranquilidad, enfermamos abatidos por la zozobra que nos invade.  Entonces, ¿qué hacer? ¿confiar en nuestras autoridades?  Quizás no cumplan las expectativas de dar seguridad al país, por el desborde de la violencia no dan abasto, imitemos entonces a Esdras y a otros siervos del ayer.  Demandemos de Dios su pronto auxilio a través de un ayuno pleno y sincero; mejor si va saturado de oraciones y lágrimas.  ¡El Señor contestará!  Vea sus promesas: “Jehová es mi roca y mi fortaleza, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; mi escudo y el fuerte de mi salvación, mi alto refugio; Salvador mío de violencia me libraste”. 2da Samuel 22:2 y 3.

La iglesia debe tomar como baluarte el ayuno ante los desafíos que tiene delante de sí; cómo la evangelización que precisa proclamarle a las personas inconversas.  El ayuno es un bastión que abre puertas.

Veamos brevemente otro episodio de apremio que marcó la vida a los habitantes de Nínive.

Jonás llamaba al arrepentimiento a aquella gran ciudad, sino sería destruída por Jehová.  “Y los hombres de Nínive creyeron a Dios y proclamaron ayuno, y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos.  Y llegó la noticia hasta el rey de Nínive, y se levantó de su silla, se despojó de su vestido, y se cubrió de cilicio y se sentó sobre su ceniza.  E hizo proclamar y anunciar en Nínive, por mandato del rey a sus grandes, diciendo: Hombres y animales, bueyes y ovejas, no gusten cosa alguna, no se les de alimento, ni beban agua; sino cúbranse de cilicio hombres y animales, y clamen a Dios fuertemente, y conviértanse cada uno de su mal camino, de la rapiña que hay en sus manos.  ¿Quién sabe si se volverá y se arrepentirá Dios, y se apartará del ardor de su ira, y no pereceremos?”Jonás 3:5-9.

En verdaderos momentos de angustia, ante la posibilidad de ser raídos de la tierra, los ninivitas comandados por el rey, proclaman ayuno para todos, hasta los animales.  Además, se vistieron de cilicio-un cilicio era un accesorio utilizado para provocar deliberadamente dolor o incomodidad en quien lo vestía; tejido hecho de palo de cabra, se llevaba en señal de duelo o aflicción- Fuente: Wikipedia Enciclopedia libre.

Así , el rey, niños, adultos, adultos mayores, mujeres, funcionarios del rey y los animales presentaron ante Jehová sus cuerpos en sacrificio vivo para demandar auxilio y perdón por sus maldades; actitudes aprobadas por Jehová.  “Y vio Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino; y se arrepintió del mal que había dicho que les haría, y no lo hizo”. Jonás 3:10. Así, el ayuno tiene varias funciones en cuyos episodios-como el que nos ocupa- hay demanda al Altísimo de cualquier situación que nos aflija. O practicarlo por gratitud a Dios por sus bendiciones recibidas; por salud, entre otros. 

No obstante, todos los beneficios que concede el ayuno debemos remarcar que impera sobre este sacrificio, la obediencia.  “Y Samuel dijo: ¿se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, cómo en que se obedezca a las palabras de Jehová?  CIERTAMENTE EL OBEDECER ES MEJOR QUE LOS SACRIFICIOS, y el prestar atención que la grosura de los carneros”. 1ra Samuel 15:22. Las partes exaltadas explican con claridad que es mejor cumplir, o acatar y respetar los preceptos divinos, que un sacrificio o ayuno que demande auxilio de Dios.

Unido a la obediencia de las normas de Dios, también demanda del ayunante, misericordia.  “¿Para qué me sirve, dice Jehová, la multitud de vuestros sacrificios? Hastiado estoy de holocaustos de carneros y de sebo de animales gordos; no quiero sangre de bueyes, ni de ovejas, ni de machos cabríos.  Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda”. Isaías 1:11, 16 y 17. El ayuno conlleva inmensos beneficios cuando el ayunante  cumple y obedece los dos esenciales requisitos que demanda nuestro Hacedor.  Adoptando este mandato de obediencia y misericordia, el ayuno es una garantía de que Dios falle en favor nuestro.

Por fin, una vez que elegimos un ayuno debemos evitar el protagonismo: “Cuando ayunéis, no seas austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros, para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.  Pero tú, cuando ayunas, unge tu cabeza y lava tu rostro, para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que en lo secreto te recompensará en público”. Mateo 6:16 y 18.

Concluído.

IGLESIA DE DIOS Y  SU TEMATICA

Impactos: 10