fbpx

“Entonces hubo relámpagos  voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra. Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios para darle el cáliz del vino del ardor de su ira” Rev.16:18,19

En el artículo anterior concluimos el análisis de la quinta plaga apocalíptica que será derramada sobre el trono de la bestia y su reino, por fomentar la idolatría en la humanidad a través de los siglos. Por eso, este feudo recibirá su castigo  propio de sus obras.

También iniciamos la consideración de la sexta plaga apocalíptica, en cuya peste  se manifestará la ira del Padre contra todas las naciones que lidiarán contra el pueblo judío. Hemos hecho hincapié en que una de las causas en esta última gran batalla de Armagedón se debe a la aversión  de algunos países que han hecho eco al reclamo palestino que Israel  ocupa territorios  que no le pertenece. 

“Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón”. Rev. 16:16.

Reiteramos, las naciones se darán cita en este lugar -planicie de Jezreel o Esdraelon- para lidiar contra el Dios Omnipotente. “Por tanto, esperadme, dice Jehová, hasta el día en que me levante para juzgaros; porque mi determinación es reunir las naciones, juntar los reinos, para derramar sobre ellos mi enojo y todo el ardor de mi ira; por el fuego de mi celo será consumida toda la tierra” Sof.3:8.

El furor del Padre va contra todas las naciones de alrededor y aliados.

¿Qué naciones estarán involucradas en la guerra de Armagedón?

Le invitamos a observar con  atención el plano o mapa  que nos muestra con detalles la ubicación geográfica de las naciones de alrededor.

El profeta destaca algunos nombres de los pueblos que irán contra el pueblo judío en la siguiente descripción: “Pondré garfios en tus quijadas y te arrastraré hasta tu castigo. Movilizaré tus tropas y caballería armada, y los convertiré en una hueste poderosa, totalmente armada. Persia y Fut también se unirán a ti con todas sus armas, así como Gomer y todas sus hordas y los ejércitos de Togarma del norte distante, además de muchos otros. ¡Prepárate! ¡permanece inmovilizado! Tú eres su jefe Gog, de aquí a muchos días serás llamado a la acción. Al cabo de años distantes te precipitarás sobre la tierra de Israel, que estará en paz luego del retorno  de muchas tierras. Tú y todos tus aliados -un vasto y temible ejercito- descenderán sobre ellos  como una tormenta  y cubrirán la tierra como una nube. Pues en ese tiempo un malvado pensamiento se habrá introducido en tu mente. Tú habrás dicho: ¡Israel es una tierra indefensa de pueblos sin muros! ¡Marcharé contra ella y destruiré a esta gente que vive tan confiada!” Ez. 38:4-11.

Ezequiel en esta narración expone algunos nombres de países que contenderán contra la nación Sionista.

El mapa mundi indica que Israel  está ubicado en el ombligo o en la parte central de la tierra -Ez.38:12- rodeado de naciones enemigas. Parte norte: Rusia –La historia revela que este país proporcionó ayuda militar y logística a los pueblos árabes que pelearon contra Israel  en las guerras posteriores a su independencia-  Rusia definitivamente no es afín a Israel.

Gomer: hoy en día es la nación de Ucrania.

Togarma: actualmente es el pueblo de Armenia y está ubicado en la parte norte.

Persia: Este país es reconocido con el nombre de Irán desde el año 1930, está ubicado en la parte este del mapa, junto a Siria e Irak.

En el sudeste de Asia y cercanos a Israel se ubican Arabia Saudita y Yemen.

En la parte oeste-continente africano- se sitúan las naciones de libia y Egipto

–este país suscribió una acuerdo con Israel  de no agresión en el año 1979- 

JEHOVA PELEARÁ POR ISRAEL

 Desde que el Señor estableció a Israel como estado ha peleado por ellos en situaciones apremiantes contra el enemigo. Por ejemplo: en la era de Moisés, las avispas pelearon por Israel – a instancias del Señor- Deut .7: 20. En los días de Saúl, “cayeron muchos muertos porque la guerra era de Jehová” 1ª Cron.5:22.

En el siglo pasado el Señor ayudó a Israel a vencer  a las naciones enemigas. En la guerra que se originó por su independencia

como nación -1948-. El conflicto de los seis días – año 1967-. El combate en el día del perdón Yom  kipur -1976-, etc.

En la guerra de Armagedón  también lidiará en favor de su nación .La ira del Padre se manifestará en contra de las naciones combatientes, por cuanto atendieron el llamado de los tres poderes inmundos, -Rev.16:13,14- a la convocatoria de exterminar al pueblo judío. “Porque yo reuniré a todas las naciones contra Jerusalén; y la ciudad será tomada y serán saqueadas las casas y violadas las mujeres; y la mitad de la ciudad irá en cautiverio, más el resto del pueblo no será cortado de la ciudad” Zac. 14:2 . Sobre este punto la versión al día traduce: ¡Cuidado! porque se acerca el día del Señor. En aquel día el Señor reunirá a las naciones  para que ataquen a Jerusalén; la ciudad será tomada, serán saqueadas las  casas, se repartirán botín; las mujeres serán violadas, la mitad de la población será llevada a la esclavitud y la mitad quedará en lo que quede en la ciudad”.

No obstante, que Israel posee uno de los mejores ejércitos del mundo, con tecnología, logística militar moderna, etc, no podrá lidiar por mucho tiempo contra muchas naciones que invadirán su territorio con el fin de eliminarlo. “Estruendo de multitud en los montes, como de mucho pueblo; estruendo de ruido de reinos, de naciones reunidas” Is.13:4. El pueblo judío será sometido por los países enemigos a tal punto como explica el profeta, la mitad de la nación  será tomada en calidad de rehén.

Israel también será objeto de pillaje    –robo, saqueo, etc.– de las huestes invasoras. Tiempo de aflicción en todos los órdenes –social, económica, política, cultural, religiosa, etc.- para la casi derrotada nación  israelita. ¿Cuánto tiempo tardará esta intervención y aniquilación del pueblo judío?  El profeta Daniel narra la zozobra que experimentará. “Y habrá un tiempo de angustia para los judíos peor que cualquier sufrimiento anterior en la historia judía” Dn.12:1 VAD. Sin embargo, la versión Reina Valera expone: “Pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo” Dn.12:1. “Después saldrá Jehová y peleará con aquellas naciones  como peleó en el día de la batalla” Zac. 14:3. El Padre entonces, ante la situación crítica de Israel resuelve enviar a su Hijo para que efectúe su liberación. ¡Jesucristo es el Jehová del antiguo testamento! – recomendamos leer nuestro artículo: ¿Quién es Jesucristo? con información más amplia sobre este punto -.

Una prueba bíblica e indiscutible que el Hijo de  Dios peleará por el pueblo de Israel en la guerra de Armagedón nos la presenta el profeta. “Y en aquel día yo procuraré destruir a todas las naciones que vinieren contra Jerusalén. Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y oración  y mirarán a mí, a quien traspasaron, llorarán como se llora  por Hijo unigénito, afligiéndose por El como quien se aflige por el Primogénito.  Y le preguntarán: ¿qué heridas son estas en tus manos? Y El responderá: con ellas fui herido en casa de mis amigos” Zac. 12:9,10 ; 13:6.

ITINERARIO PREVIO DEL SEÑOR ANTES DE COMBATIR A LAS NACIONES ENEMIGAS

La venida del Señor Jesucristo tendrá dos manifestaciones; de gloria y de ira. El evangelista expone en primera instancia que el Señor vendrá con gloria. 

“Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria” Mt.24:30. Luego se dirigirá a Sion. “Y vendrá el redentor a Sion  y a los que se volvieren de la iniquidad de Jacob dice Jehová” Is.59:20. En estos hechos se efectuará la primera resurrección de sus siervos. “Porque el Señor mismo  con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios descenderá del cielo, y los muertos en Cristo resucitarán primero”  1ª Tes. 4:16. Posterior a este acontecimiento glorioso acudirá al campo de batalla donde se estará librando la lucha  encarnizada de las naciones combatientes contra la casi  exterminada nación israelí. Pablo ratifica con claridad lo expuesto por el profeta, de la trayectoria  del Hijo de Dios una vez que abandone los cielos rumbo a Sion. “Y luego todo Israel será salvo, como está escrito: vendrá de Sion el libertador que apartará de Jacob      -Israel- la impiedad” Rom. 11.:26. En aquel momento enfrentará a las naciones que lidian contra Israel -manifestación de ira-. “Entonces aparecerá el Señor  completamente equipado para la guerra, a ofrecer batalla a aquellas naciones. En aquel día pondrá sus pies sobre el  monte de los olivos, al oriente de Jerusalén, el monte se partirá en dos, formando un extenso valle que irá de este a oeste, porque la mitad del monte se moverá hacia el norte y la otra mitad hacia el sur”  Zac.14:3,4.  El versículo 5, de este capítulo 14  lo leeremos en la versión RVA 1960  “Y huiréis al valle de los montes, porque el valle de los montes llegará hasta Azal, huiréis de la manera que huisteis por causa del terremoto en los días de Uzias rey de Judá; y vendrá Jehová mi Dios  y con el todos los santos”. Con un mínimo de perspicacia apreciamos en estos dos versículos  dos eventos de suma importancia. Primero: que el Señor una vez que enfrenta a las naciones invasoras, hace del monte de los olivos un valle muy grande como ruta de liberación y protección de su pueblo. Segundo: que el versículo 5 en su parte final describe el acompañamiento   al  Señor de   sus resucitados que presenciarán la caída de las naciones en esta última gran batalla.

En esta  última gran conflagración, a los países bélicos no les funcionarán las armas sofisticadas descritas anteriormente,  contra el poder inmenso  del Hijo de Dios que peleará con justica, “entonces vi el cielo abierto  y he aquí un caballo blanco y el que lo montaba fiel y verdadero y con justicia juzga y pelea. De su boca sale una espada aguda para herir con ella a las naciones, y El las regirá con vara de hierro. Y en sus vestiduras y en su muslo tiene escrito este nombre: Rey de reyes y Señor de señores “Rev. 19:11,15,16.  La ira del Padre en esta sexta plaga, se dará con la muerte de los ejércitos invasores . “Y esta será la plaga con que herirá Jehová a todos los pueblos que pelearon contra Jerusalén. La carne de ellos se corromperá estando ellos sobre sus pies, y se consumirán en las cuencas sus ojos, y la lengua se les deshará en su boca .Y acontecerá en aquel día que habrá entre ellos gran pánico enviado por Jehová: y trabará cada uno de la mano de su compañero, y levantará su mano contra la mano de su compañero” Zac.14:12,13. Ezequiel también describe la terrible confusión que habrá entre los mismos contendientes. “Y en todos mis montes llamaré contra él la espada, dice Jehová el Señor; la espada de cada cual será contra su hermano .Y seré engrandecido y santificado, y seré conocido ante los ojos de muchas naciones; y sabrán que yo soy Jehová” Ez.38:21,23.

Para concluir esta parte consideremos dos puntos importantes: 

Primero: que una de las razones en este conflicto bélico será el que todos los pueblos conozcan al Señor “Y seré conocido ante los ojos de muchas naciones y sabrán que yo soy Jehová. Y haré notorio mi santo nombre en medio de mi pueblo Israel; y nunca más dejaré profanar mi santo nombre; y sabrán las naciones que yo soy Jehová el Santo de Israel”Ez.38:23,39:7.

Actualmente, existen naciones politeístas, paganas  y ateas- Rusia, Vietnam, Cuba etc.- Y será en medio de ese gran conflicto en el cual el Señor será conocido, como ocurrió en Egipto, “y Faraón respondió:  ¿quién es Jehová para que yo oiga su voz y deje ir a Israel ? yo no conozco a Jehová Ex.5:2 .

Faraón conoció al Señor  en el momento cuando el mar rojo se abrió para darle paso a los israelitas que huían de los egipcios;

estos últimos perecieron ahogados, “y seré glorificado en Faraón y en todo su ejército y sabrán los egipcios que yo soy Jehová” Ex. 14:4.

Segundo: Reconocimiento y lamento del pueblo de Israel hacia su Salvador Jesucristo.

Retomando la referencia anterior, que el Señor desde que formó a Israel como nación, lo ha protegido, defendido y ha peleado por el  cómo Jehová de los ejércitos. Tomará de nuevo este papel en la  conclusión de la sexta plaga una vez que lidie contra los pueblos agresores. Este reconocimiento provocará quebrantamiento en toda la nación hebrea como lo revelan los siguientes trozos. “Entonces derramaré mi Espíritu de gracia y oración sobre todo Jerusalén, -conversión del pueblo Judío- y ellos mirarán al que traspasaron. Y se lamentarán por El cómo se llora un primogénito y harán duelo por El cómo se hace duelo  por el hijo mayor que ha muerto. El llanto y lamento en aquel día será más grande en Jerusalén que el llanto que hubo por el piadoso rey Josías que fue muerto en el valle de Meguido, todo Israel llorará con profundo pesar. Toda la nación hará lamento con una aflicción que será general: rey, profeta, sacerdote,  pueblo y toda  familia se dolerá, el marido y mujer por separado, se enfrentará solo en su dolor” Zac.12:10-14.

En suma, todo Israel tendrá abatimiento o sufrimiento por el rechazo que hicieron contra su Salvador por siglos; además todo el ultraje que sufrió en manos de ellos una vez que se llevaba a cabo el proceso de su sentencia y muerte extrajudicial. Mat.27:21-22 Jn.18:28-30 etc. Así, Israel  será un pueblo santo al servicio del Señor. “En aquel tiempo, será abierto un manantial para que el pueblo de Israel y Jerusalén, manantial que los limpiará de todo pecado e inmundicia” Zac.13:1

SEPTIMA PLAGA

“El séptimo ángel derramó su copa por el aire; y salió una gran voz del templo del cielo, del trono, diciendo; hecho está: Entonces hubo relámpagos voces, y truenos, y un gran temblor de tierra, un  terremoto tan grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra. Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino  del ardor de su ira. Y toda isla huyó  y los  montes no fueron hallados.”             Rev. 16:17-20.

Del versículo 17 resaltan dos puntos importantes, primero: …”Y salió una gran voz del templo del cielo, del trono, diciendo”… De esta pronunciación de Juan apreciamos que es un anuncio oficial vertido de los cielos y segundo, que la orden conlleva la consumación de la ira del Padre, que destruirá el mundo, antesala de una era de paz que los siervos de Dios anhelan. La última parte del versículo 17, Juan, escribe: “Hecho está”; la versión antigua traduce: “Hecho es”. La versión LAT. Resalta “Ya está hecho”. La NVI declara: ¡Se acabó! algunos sinónimos de acabar según el diccionario son: terminar, finiquitar, consumar etc. Esta última expresión la define el dicc. Vine, palabra hebrea taman H8552: “estar  completo, terminado, agotado, etc. Taman en sus formas verbales se encuentra alrededor de 60 veces en el A.T. hebraico”. El significado base del tèrmino consumar es: “acabar; que no se espera ni propone nada más”. De acuerdo a este último enunciado del diccionario, la expresión se acabó es una proclamación  del fin de la era del mundo.

Seguido de la exposición anterior  el versículo 18  declara: “Entonces hubo relámpagos y voces y truenos  un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande cual no lo hubo jamás”.  De este singular evento nunca visto en la historia del mundo  nos declara el profeta “Los montes tiemblan delante de Él  y los collados  -cerro, colina, etc.- se derriten; la tierra se conmueve a su presencia y el mundo y todos los que en el habitan” Nahúm.: 1:5. Para ampliar su conocimiento sobre este gran sismo mundial que se avecina, le invitamos a leer nuestro artículo: “Terremoto Universal”  en nuestra página web.

Los efectos  de esta gran hecatombe global: “Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del ardor de su ira.          –V.19– ¿Cuál es el significado de la gran Babilonia que describe el revelador? Deseamos compartir con usted  esta interesante descripción: “Es el imperio mundial de la religión falsa que abarcan  todas las religiones que tienen enseñanzas y prácticas que no concuerdan con la adoración verdadera que se da a Jehová, el único Dios Verdadero. Después  del diluvio en los días de Noé, la religión falsa tuvo su origen en Babel –conocida después como Babilonia,     Gn: 10:8,10; 11:4-9 – con el tiempo, las creencias y prácticas religiosas babilónicas  se esparcieron a muchas tierras. De modo que Babilonia la grande  llegó a ser un nombre apropiado  para la religión falsa en conjunto. No podría tratarse de la ciudad antigua de Babilonia, esta fue tomada por los persas bajo Ciro el grande  en 539 A.C. Mas tarde Alejandro Magno planeó hacer de Babilonia la capital de su imperio oriental, pero después de su muerte Babilonia gradualmente dejo de ser importante. Hoy la ciudad  es una ruina deshabitada. 

En el simbolismo de Apocalipsis se alude a Babilonia la grande  como una gran ciudad, un reino que rige a otros reyes. Rev. 17:18. Según la descripción tiene relación con gobernantes políticos y contribuye mucho a las riquezas de hombres de comercio. Es un lugar de habitación de demonios  y perseguidora de profetas y de los santos” Rev.18:2, 9, 17,24.  Fuente: Foros, monografías.com.

Sintetizando esta parte, el revelador describe la destrucción de las naciones del mundo y de la confusión religiosa –Babilonia- que engañó por siglos a la humanidad-.

El desenlace o efectos del gran terremoto se muestra en el versículo 20 de este capítulo “Y toda isla huyó, y los montes no fueron hallados”. La versión Latinoamérica traduce: “Entonces los continentes desaparecieron, lo mismo que las cordilleras”. La geografía del mundo será borrada del planeta. 

En este gran cataclismo universal morirán  todas las naciones impías recibiendo así su castigo retributivo por desobedecer  las leyes de nuestro Hacedor.

Volviendo a Zacarías 14 y v.5 expusimos que el Señor hará del monte de los olivos un gran valle en dirección a Azal, para que los israelitas escapen del furor de las tropas combatientes en esta última gran guerra. Lo sorprendente de este relato es que en la antigüedad Jehová utilizó este mismo lugar para proteger a su pueblo del terremoto en los días del rey Uzias. Sobre este punto la NVI. expone:” Este es el valle de Azel –Azal- mencionado en Zacarías catorce cinco en referencia  al terremoto que se produjo durante el reinado del rey Uzias alrededor de 760 A.C.” ¿Será que en este gran valle el Señor protegerá a Israel del gran sismo universal como lo hizo en antaño?. He aquí, su promesa: “Porque los montes se moverán, y los collados temblarán, pero no se apartará de ti mi misericordia, ni el pacto de mi paz se quebrantará, dijo Jehová, el que tiene misericordia de ti “Is.54.10. La versión internacional 1,999 expone: “Aún cuando los montes sean conmovidos y se estremezcan los collados, mi misericordia no se apartara de ti, y será firme la alianza –pacto– de paz que he hecho contigo, dice el Señor, compadecido de ti”.

¿Y qué del pueblo de Dios? Estos, reiteramos, serán resucitados  en la segunda venida gloriosa de su Salvador y Redentor -1ª Tes.4:13-17-. Y los que estén vivos serán transformados -1ª Cor.15:51,52-. 

Finalizamos esta exposición exhortando a la iglesia a seguir luchando incansablemente por su salvación y hacer suya la promesa reservada en el libro de los salmos: “Esto declaro yo: que solo El es mi refugio, y mi lugar seguro; él es mi Dios y en él confío. Porque El te libra de todo lazo  y te protege de plaga mortal. Él te escudará con sus alas. Ellas te ampararán. Sus fieles promesas son tu coraza, ahora ya no tienes por qué temerle a la oscuridad ni asustarte por los peligros del día, ni atemorizarte por las plagas de las tinieblas ni por los desastres de la mañana.

Aunque a mí lado caigan mil, aunque diez mil, estén agonizando a mi alrededor el mal no me atacará. Veré el castigo de los malvados, pero no será para mí, porque Jehová es mi refugio, yo elijo al Dios que está sobre todos los dioses como amparo mío. “¿Como podría entonces alcanzarme el mal o acercárseme plaga alguna?”  Sal.91:2-10.

Una vez consumada la ira del Padre a través de las siete plagas postreras que ya estudiamos, El Señor Jesucristo retornará a Sion  con los suyos,  para empezar  la verdadera era de paz -Reino milenial-.  “Y los redimidos de Jehová volverán, y vendrán a Sion con alegría, y gozo perpetuo será sobre sus cabezas y tendrán gozo y alegría y huirán la tristeza y el gemido” Is.35:10.  Concluido.

LA IGLESIA DE DIOS Y SU TEMÁTICA

Impactos: 6