fbpx

“Pondrá sitio a todas tus ciudades, hasta que caigan tus muros altos y fortificados en que tu confías, en toda tu tierra; sitiará, pues, todas tus ciudades y toda la tierra que Jehová tu Dios te hubiere dado”. Deuteronomio 28:52

Resumiendo la primera parte de esta exposición, hicimos hincapié de la primogenitura concedida a José hijo de Israel (Jacob) 1ra de Crónicas 5:1 y 2.   Manases, el mayor de los hijos de José tenía la calidad de primogénito que otorgaba la tradición judía.  Efraín el menor, fue beneficiado por esta distinción directamente por el Padre Celestial.  Jeremías 31:9.  Estos dos muchachos se constituirían en el símbolo de las dos naciones más importantes del planeta: Inglaterra y Estados Unidos. Génesis 48:19.

Resaltamos también la división de la monarquía del pueblo de Israel y Judá.  El primero, fue llevado al exilio por los asirios (722 A.C.); más de 100 años después Babilonia conquistó el reino de Judá, destruyó Jerusalén y el templo (586 A.C.).  Las tribus de Judá y Benjamín a pesar de sufrir exilio retornaron a su tierra natal hasta transformarse  como nación hasta el día de hoy. 

Las diez tribus restantes de Israel en su larga travesía tocaron tierras en el noroeste de Europa y se ubicaron en una isla conocida como Inglaterra.  A pesar de las adversidades, se convirtieron en una nación con dominio mundial.  En este proceso de grandeza financiera, se empezaron a cumplir las promesas que Jacob pronuncio a su nieto Efraín. Génesis 48:19.

La interrogante que quedó formulada en la primera parte de este estudio relativa a Manases (Estados Unidos) ¿Cómo se formó en una gran nación?

Retomando el versículo 19 de Génesis 48 entresacamos la promesa dada a Manases “También él vendrá a ser un pueblo, y será también engrandecido”…  Según el escritor David Fisher en su obra titulada Albión Seed explica: “Que durante el siglo XVII cuatro grandes oleadas de migrantes llegaron a los futuros Estados Unidos de América; estas

oleadas migratorias tuvieron su origen en lugares específicos de las islas británicas y se establecieron en regiones también específicas de las colonias americanas”. 

¿Qué significa esto? ¡Que Manases (Estados Unidos) se formó como nación gracias a su hermano menor Efraín! (Inglaterra)  La última parte del versículo 19 de Génesis 48 refiere… “Pero su hermano menor será más grande que él y su descendencia formará multitud de naciones”.  ¿Cómo se cumplieron los dichos proféticos de Jacob?  Volviendo a  la  historia, “Gran Bretaña había establecido colonias en América del norte desde el año 1607, cuando se fundó la primera población permanente de colonos británicos Jamestown (Estado de Virginia).  A lo largo del siglo XVII aumentó la población de este asentamiento y se fundaron muchas otras colonias de origen británico usualmente dotadas de una gran autonomía en sus asuntos internos, pero sujetos al dominio de Gran Bretaña”.  Sin embargo, por intereses territoriales Estados Unidos luchó por su libertad, y provocó conflictos bélicos contra Inglaterra consiguiendo así su independencia. Así estas dos naciones se dividieron para transformarse en dos grandes potencias.  Reiteramos, esta gran nación de América del norte se formó de muchos más estados o pueblos como: Filadelfia, Pensilvania, Carolina del norte y del sur, Florida, Nueva York, etc, que originalmente pertenecieron a Efraín; de allí la respuesta a la interrogante que quedó pendiente al principio de este estudio

“Y su hermano menor será más grande que él, y su descendencia formará multitud de naciones”.

La versión Latinoamérica expone: “y su descendencia formará cantidad de pueblos”.

Las crónicas narran que “La actual constitución de Estados Unidos fue adoptada el 17 de septiembre de 1787.  Las antiguas colonias británicas utilizaron por primera vez el nombre del país moderno en la declaración de independencia, la unanimidad de los Estados Unidos de América el 4 de Julio de 1776.  El nombre actual de esta nación se determinó el 15 de Noviembre de 1777, cuando en el segundo congreso continental aprobó los artículos de la confederación, que reza: el nombre de esta confederación será: Los Estados Unidos de América”. Fuente: Historia de Estados Unidos.

La historia relata que “Con la compra de Luisiana en 1803, los Estados Unidos iniciaron una rápida expansión territorial, que en una generación abarcaron todo lo ancho del continente.  Obtuvo la región agrícola más fértil del mundo, ubicada en el medio oeste americano.  Gracias a esta combinación de riqueza, agrícola y mineral, los Estados Unidos lograron un significativo avance en el campo financiero,  a través  a la producción de cereales, de ganado, carbón, hierro, petróleo etc.; el país del norte ha gozado desde entonces de una gran abundancia”.  En esta parte se cumplían las bendiciones materiales otorgadas a los vástagos de José  “con bendiciones del abismo (tierra) que está abajo”.  

Uno de los factores que influyó en el progreso vertiginoso de Manases es su tendencia capitalista; obteniendo grandes ingresos a través de los impuestos que devuelve a la población en servicios: educación, infraestructura, salud etc.

Este sistema lo heredaron de sus padres una vez que Dios los organizó como nación. Todo Israel debía pagar tributos a sus autoridades para financiar el sistema de gobierno,  según explica el siervo de Dios “Samuel transmitió al pueblo que le había pedido un rey todo lo que le había dicho Javé.  Les dijo: miren lo que les va a exigir su rey, les tomará a sus hijos y los destinará a sus carros de guerra o a sus caballos, o bien los hará correr delante de su propio carro; los empleará como jefe de mil y como jefe de cincuenta; los hará labrar y cosechar sus tierras; los hará fabricar sus armas y los aperos de sus caballos.  Les tomará sus hijas para peluqueras, cocineras y panaderas.  A ustedes les tomará sus campos, sus viñas y sus mejores olivares y se los dará a sus oficiales.  Les tomará la décima parte de sus sembrados y de sus viñas para sus funcionarios y servidores.  Les tomará a sus sirvientes y sirvientas, sus mejores bueyes y burros y los hará trabajar para él.  A ustedes les sacará la décima parte de sus rebaños y ustedes mismos serán sus siervos”. 1ra de Samuel 8:10-17 versión Latinoamérica.

Este fue el modelo para captar recursos (impuestos) que con justicia y equidad suplirían las necesidades de aquella nación.  Este sistema hasta hoy día es practicado por los Estados Unidos (un país consumista), y ha sido un factor determinante para el progreso de esta nación.

LA REVOLUCION INDUSTRIAL

Si bien  la descendencia de Israel a través de Efraín y Manases habían recibido cuantiosas bendiciones, éstas llegaron a su plenitud en el tiempo de la revolución industrial.

Según Wikipedia, la Enciclopedia libre, explica “la revolución industrial fue un periodo histórico comprendido entre la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX, en el que Inglaterra en primer lugar y el resto de Europa Continental después, sufren el mayor conjunto de transformaciones socioeconómicas, tecnológicas y culturales de la historia de la humanidad.

La revolución industrial produciría un cambio en el sistema económico, ya que la necesidad de capital provocó la aparición del capitalismo industrial.  Esto se constituyó en la búsqueda del beneficio individual que llevara a conseguir el beneficio de la sociedad.

La revolución industrial operó un cambio en los aspectos social, económico, político

y del estilo de vida de la humanidad debido a la invención y la aplicación en gran escala de las maquinas. 

Se incrementó un alto grado de rendimiento de trabajo y se redujo el costo de producción, lo que reportó un enorme crecimiento de las riquezas de las naciones industriales.  El trabajo doméstico se hizo más corto al incorporarse miles de mujeres al trabajo industrial y las costumbres de la familia cambiaron a medida que las mujeres comenzaron a trabajar fuera del hogar. Se acumularon grandes capitales que dieron desarrollo a compañías y sociedades anónimas.  Se diseñaron, desarrollaron y perfeccionaron las vías de comunicación (terrestre, aérea y acuática), haciendo posible el intercambio entre las naciones.  Se crearon las cámaras de comercio, las compañías de seguros, los bancos etc.  Se desarrolló el sistema de ventas de crédito.  Surgieron los métodos de publicidad y las competencias comerciales”.

La historia continúa narrando el grandioso desarrollo de estas dos naciones, en el cual destaca: “La invención de la penicilina por el médico británico Fleming, que terminó con las epidemias que habían azotado a Europa en siglos anteriores.  La producción maquinista crío las condiciones para la producción y el consumo en masa, hizo surgir las fábricas. En ese periodo se crearon las dos clases de la sociedad capitalista: la burguesía industrial y el proletariado fabril, es decir, los dos grandes grupos sociales: capitalista y obrero.  En ese tiempo surgieron por primera vez las organizaciones de los trabajadores que llegaron a establecer gremios y sindicatos en defensa de sus intereses laborales.

La construcción de ferrocarriles, un gran logro del siglo XIX.  El ferrocarril se erigió en el símbolo del progreso.  Puso en contacto las zonas rurales interiores con las ciudades costeras y permitió unir las regiones más distantes de los extensos estados que surgieron en la segunda mitad del siglo XIX.

La fundición del hierro en un crisol a las más altas temperaturas permitió la producción masiva de acero y con ella la satisfacción de todas las demandas” Posterior a la revolución industrial, los israelitas se diseminaron por todo el mundo como lo expusimos en la cita de  Génesis 28:14.  Hoy en día, exceptuando los países árabes, radican en todas las naciones y es muy común que cualquier actividad comercial que emprendan los conduce a la prosperidad.  Esta bendición del Eterno está implícita en ellos.

No debemos olvidar que gracias a Dios y a estos dos países todo el planeta se ha beneficiado por los logros científicos y tecnológicos que éstos han producido. Así, Jehová cumplió la promesa de bendición sobre Israel dada originalmente a Abraham “Y haré de ti una nación grande y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre y serás bendición”. Génesis 12:2.  Dichas bendiciones como expusimos fueron ratificadas por Jacob a los hijos de José.  Sin embargo, estas promesas fieles cumplidas por el Eterno llevaban implícitas obligaciones que Israel debía observar; y en el tropel del progreso científico, tecnológico, económico etc,  olvidaron los requerimientos que Jehová les hacía; ignoraron sus mandamientos. 

Es posible que en medio de la euforia financiera hayan pensado que todo lo que en este proceso obtuvieron se debía al esfuerzo de ellos.  Gradualmente dejaron de lado la observancia de la ley de Dios y determinaron afianzar su fe en enseñanzas foráneas que promueven  las iglesias “cristianas”.  De allí la advertencia del Señor sobre las dos naciones rebeldes.  “Reconoce a sí mismo en tu corazón que como castiga el hombre a su hijo, así Jehová tu Dios te castiga.  Guardarás, pues, los mandamientos de Jehová tu Dios, andando en sus caminos, y temiéndole”.  Deuteronomio 8:5 y 6.  Estas amonestaciones las hizo el Eterno, justo antes de que su pueblo sufriera la deportación, que los llevaría a convertirse en dos grandes naciones, y son para el tiempo de hoy.  “Porque Jehová tu Dios te introduce en la buena tierra, tierra de arroyos, de aguas, de fuentes y manantiales que brotan en vegas y montes (naciones) tierra de trigo y cebada de vides, higueras y granados; tierra de olivos, de aceite y de miel; tierra en el cual no comerás el pan con escasez, ni te faltará nada en ella; tierras cuyas piedras son hierro, y de cuyos montes sacarás cobre.  Y comerás y te saciarás y bendecirás a Jehová tú Dios por la buena tierra que te habrá dado.  Cuídate de no olvidarte de Jehová tu Dios, para cumplir sus mandamientos, sus decretos y sus estatutos que yo te ordeno hoy; no suceda que comas y te sacies y edifiques buenas casas en que habites, y tus vacas y tus ovejas se aumenten, y la plata y el oro se te multipliquen y todo lo que tuviereis se aumente: y se enorgullezca tu corazón y te olvides de Jehová tu Dios, que te sacó de tierra de Egipto, de casa de servidumbre; que te hizo caminar por un desierto grande y espantoso, lleno de serpientes ardientes y de escorpiones y de sed, donde no había agua y El te sacó agua de la roca del pedernal; que te sustentó con maná en el desierto, comida que tus padres no habían conocido, afligiéndote y probándote, para la postre hacerte bien y digas en tu corazón: mi poder y la fuerza de mi mano me han traído esta riqueza, sino acuérdate de Jehová tu Dios.  Porque El te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres como en este día”. Deuteronomio 8:7-18.

En este relato el Señor hace una síntesis desde el sufrimiento que su pueblo vivió hasta la prosperidad material que actualmente disfruta.  ¿Efraín y Manases han respondido a las expectativas que el Eterno demanda? Definitivamente no.  Las dos naciones se han ensoberbecido por la fama, poder y gloria que dan las riquezas.  Estados Unidos, es una nación que ha perdido todos los valores a tal grado que su degeneración no tiene límites.  Por ejemplo: todos los estados que forman este gran país han legislado a favor del aborto, es decir, que por mandato legal se destruyen vidas en pleno proceso de gestación, léase infanticidio.  Veamos estas alarmantes estadísticas: “cada año hay un millón 600 mil abortos en los Estados Unidos; un 7% (122,000) se atribuye a peligros por la salud física o psicológica de la madre.

El 1% de los casos ha habido violación o incesto.

El 92%, aproximadamente 400 setenta mil abortos, se practican alegando razones sociales, económicas o personales.  Tres de cada cuatro mujeres que abortan explican que un hijo interferiría con el trabajo, la escuela u otras responsabilidades.

El número de abortos en la nación es de un tercio del total de nacimientos; cerca de la cuarta parte de los embarazos terminan en abortos inducidos.

Un 45% de las jóvenes menores de edad, que practican abortos lo hacen sin el consentimiento de los padres.

Los Estados Unidos tienen una de las leyes más liberales de aborto en todo el mundo.  En 1983, la AMA (asociación médica americana) calificó el aborto como un derecho fundamental que debe decidirse libremente de la interferencia del estado”.  Fuente: Rachel Benson Cold, Abortion and Womens Health New York and Washington, D.C. 1990, pag. 11 -20.

Esta nación también se ha caracterizado por ser el único país en el mundo que consume más estupefacientes, porque las autoridades no han tenido voluntad política de restringir la entrada de drogas a este país; de allí la mortandad especialmente de jóvenes que terminan sus vidas hundidos en la miseria.

Por aparte, la tierra de Manases ha legalizado matrimonios del mismo sexo:

La nota: “El matrimonio entre personas del mismo sexo en los Estados Unidos, es reconocido por el gobierno federal y todos los Estados desde el 26 de Junio de 2015”, acciones que no aprueba Jehová. Levítico 18:22, Romanos 1:27; y 1ra de Corintios 6:9.

En los conflictos bélicos estos dos países han derramado sangre inocente.  El Señor  ha dejado sentir su enojo “He aquí que los príncipes de Israel (Inglaterra y Estados Unidos), cada uno según su poder, se esfuerzan en derramar sangre” Ezequiel 22:6.  La historia expone que en cualquier lucha armada estas dos naciones se asocian y han invadido países, algunas veces con el afán de agenciarse para sí, riquezas.  Lo peor, que muchas veces, independientemente de los objetivos militares, es la sociedad civil de los pueblos que ha pagado con sus vidas por los ataques indiscriminados de estas dos potencias.  Caso Hiroshima.

El versículo 7 de este capítulo señala más actuaciones ilícitas de estas naciones “Al padre y a la madre despreciaron en ti; al extranjero tratan con violencia en medio de ti”.  Los descendientes de Israel han navegado con la bandera del respeto a los derechos humanos, no obstante, para ellos esta enunciación es letra muerta.  Por ejemplo:

en los últimos tiempos han arremetido sin piedad en contra de las familias migrantes; tomando a los niños

como rehenes, y han expulsado a sus padres negándoles todo el derecho a que las familias se reunifiquen.

La parte final del versículo 7 el Eterno les hace una severa reprensión “Al huérfano y a la viuda despojaron en ti”.  Por financiar guerras foráneas han hecho recortes significativos del erario nacional y han dejado sin asistencia económica a estos grupos, que institucionalmente tienen derecho.  Estas dos naciones olvidaron que la justicia es una concepción construida socialmente para buscar la paz y la concordia.

El Señor Jehová, previo al castigo, les recuerda quienes eran antes estas naciones “No por ser vosotros más que todos los pueblos os ha querido Jehová y os ha escogido, pues vosotros erais el pueblo más insignificante de todos los pueblos; sino por cuanto Jehová os amó, y quiso guardar el juramento que juró a vuestros padres”. Deuteronomio 7:8.  En el versículo 9 de este mismo capítulo el Señor reitera por enésima vez que sostiene a Israel por el pacto hecho a sus padres “Conoce pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel que guarda el pacto y la misericordia”.  En este contexto, debemos reflexionar; si estas dos naciones hubiesen sido fieles a los mandamientos del Señor, fueran justas y equitativas.

¿CUAL SERA EL CASTIGO QUE DIOS APLICARÁ A ESTAS DOS NACIONES?

La sanción que Dios infringirá a estas dos naciones es de carácter financiero con repercusión en el resto del mundo.

Según las crónicas, Estados Unidos sufrió una gran depresión económica en la década de los 30 en el siglo pasado y desestabilizó la economía mundial.

Es imprescindible que brevemente abordemos la historia que relata la gran recesión sufrida por el país del norte para comprender mejor la hecatombe financiera que amenaza a los descendientes de Israel.

La historia nos remonta a los años 20 del siglo pasado “Considerada como la edad de oro (relativo a la revolución industrial), puesto que surgieron nuevas industrias, y debido a esto la gente comenzaba a enriquecerse a tal punto que no tomaban conciencia de la riqueza que comenzaron a derrochar en cantidades record.  En este periodo parecía que la bonanza iba a durar para siempre, donde nunca creyeron que a fines de esta década, el mercado de valores se iba a derrumbar y las acciones no iban a valer ni un centavo.

Para los años 30 la prosperidad se iba a tornar en pesadilla.  El auge se vino abajo y la gran depresión como se bautizó se iba a extender desde los Estados Unidos hasta todo el mundo; los negocios se fueron a la ruina y millones de trabajadores

perdieron el empleo y las familias se enfrentaban a un futuro incierto que parecía no tener esperanza.  Gran parte de la población estadounidense cayó en la mendicidad.

Fue la depresión más larga en el tiempo de mayor profundidad y afectó a casi todos los países del mundo.  La gran depresión tuvo efectos devastadores en casi todas las naciones ricas y pobres.  La renta nacional, los ingresos fiscales, los beneficios y los precios cayeron, y el comercio internacional descendió entre un 50 y un 66%.  Ciudades de todo el mundo se vieron gravemente afectadas, especialmente las que dependían de la industria pesada.  La agricultura y las zonas rurales sufrieron la caída de los precios de las cosechas que alcanzó aproximadamente un 60%.

Las repercusiones de la crisis bursátil abarcaron todos los aspectos de la economía.  Los bancos necesitaban dinero y vendían sus acciones, se produjeron suspensiones de pago y finalmente la quiebra de éstos.  Sin embargo, con la asunción al poder del presidente Franklin Roosevelt, implantó una política innovadora para reactivar el consumo y la inversión y, para erradicar los males que había padecido la economía norteamericana; gradualmente los Estados Unidos superaron la gran depresión”.  De ahí, esta nación se ha constituido en el centro de la economía mundial, se explica así que la recesión sufrida en el siglo pasado desestabilizó a casi todas las naciones del mundo incluyendo Europa.

Esta nación recibe actualmente un número importante de migrantes de diferentes países del mundo, un alto porcentaje de Latinoamérica.

Según estadísticas para el año 2,000, Estados Unidos contaba con una población de migrantes de 34 millones 988 mil de todas partes del mundo que como porcentaje de la población total, representaba un 12.4%.

También ha ido creciendo la cantidad de migrantes centroamericanos que residen en esta nación.  Esta tendencia migratoria desde Centroamérica a este país empezó desde el año 1970.

¿CUAL ES EL PRONOSTICO FINANCIERO DE ESTA GRAN NACION? 

Según informes recientes “La crisis económica de los años 2008 a 2010 se conoce como crisis económica mundial que comenzó ese año originada por Estados Unidos, y ya ha habido consecuencias.  La industria bancaria ya ha perdido más de 500 mil millones de dólares y como cualquier negocio que pierde dinero, los bancos tienen que buscar la forma de recuperarlo.  Hay un incremento de las tasas de interés en los honorarios.  El número total de bancos grandes se ha reducido; con menos competencia existe más incentivo de que cobren más los bancos que quedaron.

Las empresas reducirán la producción y los inventarios.  En los últimos días se ha visto reducciones drásticas en la producción de las empresas.  Los mayoristas y los distribuidores también están comprando menos.

Los empleos bajarán; se están produciendo, almacenando y distribuyendo menos; las empresas no necesitarán tantos empleados.  Por eso veremos también un incremento en la tasa de desempleo y en el número de personas que solicitan ayuda al gobierno”.

Nación Endeudada: Según notas internacionales de un prestigioso diario de nuestro país, “da cuenta de la evolución del endeudamiento de Estados Unidos, y roza el incumplimiento de pagos, la deuda millonaria que tiene este país con dos de sus acreedores, China y Japón que lo tienen al borde del abismo.  Los líderes republicanos y demócratas discuten un acuerdo para lograr un pacto que evite la devastadora situación moratoria de ese país.  Sin embargo, economistas de esta nación opinan que si se llega a un acuerdo para subir el techo de la deuda elevaría los costos de préstamos para el país y podría causar un caos financiero mundial” (Prensa Libre, negocios: Internacional página 32, agosto 2,011).  Al día siguiente de que el congreso aprobara el techo legal, la deuda pública de Estados Unidos alcanzó el 100% del producto interno bruto (PIB) según información del departamento del tesoro. ¿Qué significa esto? ¡Que toda la producción de la nación es igual a la deuda pública que sufre este país actualmente!  y esto ha provocado que cunda el pánico y alarmismo en el sistema financiero mundial. China ocupa el segundo lugar en términos económicos a nivel global; una vez que desplazó a Japón relegándolo al tercer lugar.  Este país ha ido en ascenso vertiginoso en la economía mundial y expertos predicen que desplazará a los Estados Unidos del primer lugar en pocos años.  Además, los analistas pronostican que en el Yuan (moneda china) desplazará el  dólar, el euro, y el yen como fuerza dominante en los mercados financieros mundiales.  De hecho, las sucursales de bancos chinos en Nueva York le está permitiendo a sus clientes abrir cuentas en moneda china.  Fuentes de información de agencias internacionales  aseguran que en pocos años el mandarín (idioma chino) será el dominante a nivel mundial sustituyendo al idioma ingles que hoy en día, es el segundo idioma oficial de la mayoría de las naciones.

¿Por qué esta debacle económica que camina a pasos agigantados hasta la total ruina de los descendientes de Israel? Reiteramos, porque olvidaron las prescripciones del Eterno Dios y en la siguiente amonestación el Señor es más específico “Para que temas a Jehová tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te mando, tú, tú hijo, y el hijo de tu hijo, todos los días de su vida, para que tus días sean prolongados. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino y al acostarte, y cuando te levantes.  Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales  entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas” Deuteronomio 6: 2, 6,7,8 y 9.  No obstante, la casa de Israel una vez fuera de su nación y disfrutando de la grandeza financiera, se olvidó de pasar los mandamientos a las posteriores generaciones hasta hoy en día.

Uno de los mandamientos que ha quebrantado Israel, es la observancia del santo sábado, que el Eterno le dio como señal, forma parte de su fe,  de sus raíces y más. Ezequiel 20:20.  Por eso Efraín y Manases caminan a la deriva;  y lo que es peor, no quieren rectificar.  Por lo tanto, la sentencia del Señor es definitiva: “Y sabrán que yo soy Jehová, cuando los esparciere entre las naciones, y los dispersare por la tierra.  Y haré que unos pocos de ellos escapen de la espada, del hambre y de la peste, para que cuenten todas sus abominaciones entre las naciones a donde llegaren; y sobre la tierra de Israel: su pan comerán con temor y con espanto beberán su agua, porque su tierra será despojada de su plenitud, por la maldad de todos los que en ella moran y las ciudades habitadas quedaran desiertas, y la tierra será asolada; y sabréis que yo soy Jehová” Ezequiel 12:15, 16, 19 y 20.

Meditemos en el versículo 19 de este capítulo y entresacamos del trozo una parte de esta sentencia “Su pan comerán con temor, y con espanto beberán su agua.” ¿Qué significa este mensaje? es la inseguridad que hoy día Estados Unidos está experimentando debido a la inestabilidad económica que padece; todo ello causa temor, angustia y desesperanza.  La siguiente parte de este versículo narra… “Porque su tierra será despojada de su plenitud (abundancia excesiva, totalidad etc.).  La versión Latinoamérica expone esta parte así “Esta tierra será devastada y despojada de todo lo que produce”.  Una vez que ese país deje de producir por ejemplo, insumos agrícolas, accesorios industriales, maquinaria, vehículos, cereales, lácteos etc, terminarán las exportaciones que constituye su sustento principal económico y entonces vendrá el caos total; como expone el versículo 20 de este capítulo “Y las ciudades habitadas quedarán desiertas y la tierra será asolada, por la maldad de todos los que en ella moran”.

Paralelo a esos acontecimientos y como consecuencia de la quiebra de estos dos países la mayoría de las naciones del mundo se “derrumbarán” al no poder exportar su producción especialmente a Estados Unidos, nación mayorista; ni habrá más importaciones de esta nación que hoy por hoy, es el soporte económico de todos los países que dependen de ella. El gigante de América sucumbirá y ¿será que en medio de su ruina adoptará la figura de una gran nación en banca rota que expone Lamentaciones capítulo 1?  ¿Y que tanto afectará a los millones de migrantes que retornarán a sus países de origen, también convulsionados por la crisis financiera mundial?

Moisés también había profetizado esta estrepitosa caída de los nietos de Jacob, “Por cuanto no serviste a Jehová tu Dios con alegría y con gozo de corazón, por la abundancia de todas las cosas; servirás por tanto a tus enemigos que enviará Jehová contra ti con hambre, con sed, con desnudez, y con falta de todas las cosas; El pondrá yugo de hierro sobre tu cuello hasta destruirte.  Jehová traerá contra ti una nación de lejos, del extremo de la tierra que vuele como águila, cuya lengua no entiendas; gente fiera de rostro que no tendrá respeto del anciano, ni perdonará al niño; y comerá el fruto de tu bestia y el fruto de tu tierra, hasta que perezcas y no te dejará grano, ni mosto, ni aceite, ni la cría de tus vacas, ni los rebaños de tus ovejas, hasta destruirte.  Pondrá sitio a todas tus ciudades, hasta que caigan tus muros altos y fortificados en que tú confías en toda la tierra; sitiará pues todas tus ciudades y toda la tierra que Jehová te hubiere dado” Deuteronomio 28:47-52. En estos pasajes hay mucho material para analizar, no obstante, enfocaremos dos puntos importantes sobre la ruina de estas dos potencias.  El versículo 49 del capítulo 28 de Deuteronomio, expone que el Señor hará intervenir a su pueblo a través de una nación que vendrá de lejos, del extremo de la tierra. ¿Qué nación los oprimirá?  ¿Acaso se trata de la republica imperialista China? o Corea del Norte? etc., países orientales ateístas ubicados en el extremo de la tierra (Continente Asiático) muy distante de América del Norte.

Desde la antigüedad el Señor ha entregado a su pueblo a naciones paganas, una vez que éste se ha rebelado contra El “Traeré sobre vosotros espada vengadora, en vindicación del pacto; y si buscares refugio en vuestras ciudades, yo enviaré pestilencias entre vosotros, y seréis entregados en manos del enemigo” Levítico 26:25.

Otras experiencias amargas que ha sufrido el pueblo de Dios es el sometimiento a costumbres paganas de los pueblos que lo han cercado; por ejemplo, Antioco Epifanes una vez que subyugó a Israel les clausuró el culto, es decir, la adoración al Señor que efectuaban los semitas, Daniel 8:13. 

Cumplido este propósito, obligó a los judíos a la práctica del helenismo (adoptar costumbres griegas). 

A toda costa Antioco quería borrar la fe de los judíos, sustituyéndola por costumbres paganas.

Una vez que los países anglosajones sean hechos tributarios de la nación invasora, serán objeto de toda clase de imposiciones, y con toda certeza, como antaño serán obligados a adoptar doctrinas ajenas a su fe “Serás esclavo de tus enemigos por no haber alabado a Dios por todo lo que El te ha dado” Deuteronomio 28:48. Versión al Día.

El otro punto  que debemos meditar está registrado en los versículos 52 y 53 de este capítulo en el cual Dios reprocha a su pueblo la confianza que pusieron en los altos muros fortificados, es decir, en la grandeza material que Efraín y Manases antepusieron a Jehová.  Por eso en el verso 51 el profeta explica que Dios, a través de la nación invasora confiscará todos los bienes que estos países producen hasta llevarlos al límite de la desesperanza y angustia.

¿Cuánto tiempo soportará Israel esta crisis anunciada? Solo Dios en su sola potestad lo tiene determinado. Lo que su santa palabra afirma que en medio de esta ruina Dios ¡liberará a Efraín y Manases y permitirá su retorno a Sion!    Leamos el versículo 14 de Génesis 28, en esta parte Dios bendice a Jacob y a su descendencia “Será tu descendencia como el polvo de la tierra y te extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur”.  Posterior a esta bendición el Altísimo promete a Jacob el retorno de su pueblo a su tierra natal

“He aquí yo estoy contigo, y te guardaré por donde quiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra,

porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho” verso 15.

Ciertamente Dios guardó en todo el largo peregrinaje que los israelitas hicieron por todas las naciones, y cumplido su propósito, este pueblo retornará a Israel.  El mismo Jacob ratifica lo dicho por el Soberano “Y dijo Israel a José: he aquí yo muero; pero Dios estará con vosotros y os hará volver a la tierra de vuestros padres” Génesis 48:21.

Estas dos naciones una vez que cumplan los designios divinos, Dios, reiteramos, los hará volver a Sion, para unirlos con Judá y todo será como al principio “Hijo de hombre toma ahora un palo y escribe en él; para Judá y para los hijos de Israel sus compañeros.  Toma después otro palo, y escribe en él: para José, palo de Efraín, y para toda la casa de Israel y sus compañeros.  Júntalos luego el uno con el otro, para que sean uno solo; y serán uno solo en tu mano; y cuando te pregunten los hijos de tu pueblo, diciendo: ¿No nos enseñarás que te propones con eso? Diles: así ha dicho Jehová el Señor: he aquí, yo tomo el palo de José que está en la mano de Efraín y a las tribus de Israel sus compañeros, y los pondré con el palo de Judá, y los haré un solo palo, y serán uno en mi mano, y les dirás: así ha dicho Jehová el Señor: he aquí, yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra; y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel y un rey será a todos a ellos por rey y nunca más serán dos naciones, y nunca más serán divididos en dos reinos.

Su restauración: ni se contaminarán ya más con sus ídolos, con sus abominaciones y con todas sus rebeliones; y los salvaré de todas sus rebeliones con las cuales pecaron y los limpiaré, y me serán por pueblo y yo a ellos por Dios” Ezequiel 37:16-23.

“Y esto conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos” Romanos 13:11.

Concluido

 LA IGLESIA DE DIOS Y SU TEMATICA

Impactos: 164