fbpx

“Y finalmente, sed todos de un mismo corazón, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables”. 1ra Pedro 3:8

Por  Enrique Gordillo Mazariegos

Ética: “Es una rama de la filosofía que se ocupa del estudio racional de la moral, la virtud, el deber, la felicidad, y el buen vivir,” Fuente Wikipedia.

Definición de relaciones humanas: “Es el nombre dado al conjunto de interacciones que se da en los individuos de una sociedad, la cual tiene grados de órdenes jerárquicos, las relaciones se basan principalmente en los vínculos existentes entre los miembros de la sociedad” Fuente Wikipedia.

Hemos aperturado esta temática –aludiendo a estas dos referencias-  conscientes que necesitamos las herramientas adecuadas para vivir en armonía en una compleja sociedad e interactuar con los diversos estratos sociales.

La práctica de la ética  y las relaciones      humanas constituyen un verdadero desafío    frente al deber que demanda entrega     y cumplimiento  a: la familia, iglesia, instituciones   del Estado; sectores olvidados –indigentes   o desvalidos, discapacitados–. Marginados homosexuales, transexuales, lesbianas. Personas  de la tercera edad; portadores del VIH Sida, “Neo Solteros” etc.

Ahora bien, ¿Cómo lograremos este noble objetivo? “¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre” Stg. 3:13. Partiendo de la tesis del apóstol de cómo debemos proceder ante los demás, entramos al análisis de esta temática.

En esta exposición  presentaremos algunos criterios  de profesionales en la materia para su discusión. Por ejemplo, la obra Ética Moral y Valores declara: “Con ello buscamos el fundamento de la conducta humana tratando de comprender  lo más objetivamente posible  su proceder -del hombre- ante las circunstancias concretas de su relación tal con el mundo”. De acuerdo a este basamento, debemos conducir nuestra  vida  partiendo  de  una  sana actuación para entender las actitudes de los demás. Estas acciones nos capacitarán para lidiar con certeza en todos los espacios de la vida. Por ejemplo: 

La Familia

Desde el principio de la creación, Dios estimó que el hombre viviera en sociedad.

“Y Dijo Jehová Dios: no es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para el” Gn.2:18.

Así  se constituiría la primera familia formada por Adán y Eva e hijos Gn.4:1,2.

La familia es la base esencial de la sociedad en cuyo sitio aprendemos a desarrollar   la ética, los valores, y la interacción con el resto de los miembros. La familia constituye un equipo cuya sincronización permite que cada uno realice funciones específicas.

Los padres son los que lideran el grupo, en cuyas acciones dependerá el éxito o el fracaso. El salmista David proporciona algunos planteamientos para conducir a la familia a puerto seguro “En la integridad de mi corazón andaré en medio de mi casa. No pondré delante de mis ojos cosa injusta”  Sal.101:3 .La versión al día expone: “Procuraré marchar sin tacha por      tu   senda,  ¡pero   cuanto   necesito  de  tu  ayuda, especialmente en mi propia casa, en donde anhelo conducirme como debo! ayúdame a rechazar lo ruin y vulgar; ayúdame para que aborrezca toda acción injusta y no participe en ella. Rechazaré todo egoísmo  y me abstendré de todo mal” Sal.101:2-4. En estos dos versículos aludidos encontramos cosas interesantes que nos dan la pauta de como conservar la ética y las buenas relaciones familiares; por ejemplo, en la primera versión  citada,  leemos en el verso tres que para gobernar bien nuestra casa es imprescindible la integridad -honestidad, honradez, rectitud, imparcialidad, etc.- Y la  Versión al Día expone el rechazo de toda acción injusta; normas que los padres deben transmitir a su descendencia predicando con el ejemplo, no privilegiando a uno en detrimento de los demás, como el caso de Jacob.

“Y amaba  Jacob a José más que a todos sus hijos, porque lo había tenido en su vejez;

y le hizo una túnica de diversos colores.

Y viendo sus hermanos que su padre lo amaba más que a todos ellos, le aborrecían, y no podían hablarle pacíficamente” Gn.37:3,4. En esta historia, Jacob con su actitud rompió la imparcialidad y en forma abrupta provocó la ruptura de las relaciones intrafamiliares  a  tal  punto  que  el  resto  de  sus hijos aborreció a José por las preferencias hacia él.  Muchas veces el núcleo familiar se desintegra por acciones injustas como ésta.

Caso  Job, existió en la antigüedad un hombre, “perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal” Job.1:1. El patriarca creyente en Dios asumía el papel de responsabilidad de sus hijos ante el 0mnipotente; “e iban sus hijos y hacían banquetes en sus casas, cada uno en su día; y enviaban a llamar a sus tres hermanas para que comiesen y bebiesen con ellos. Y acontecía que habiendo pasado el turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocausto,–sacrificio, ofrenda, expiación,– etc, conforme al número de todos ellos porque decía Job: quizá habrán pecado mis hijos y blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacia todos los días” Job. 1:4,5.

El patriarca amaba entrañablemente a sus hijos, pero como hombre al fin, tenía una gran debilidad de no interactuar con ellos. Al presentar su ofrenda cotidiana ante Dios sus hijos estaban excluidos del núcleo familiar, por andar estos en grandes festines y las consecuencias de sus actos pronto se manifestarían. “Entre tanto que este hablaba  vino   otro  que    dijo:   tus    hijos   y  tus   hijas estaban comiendo y bebiendo vino en casa de su hermano el primogénito; y un gran viento del lado del desierto y azotó las cuatro esquinas de la casa la cual cayó sobre los jóvenes y murieron” Job.1:18,19. ¿Porque ocurrió esta tragedia en la vida de Job?. ¿Quizá faltó más comunicación con sus hijos para que juntos ofrecieran las ofrendas diarias al Altísimo  Dios? 

¿Qué lección puede sacar la familia de estos eventos?

Finalizamos esta parte relativa a la familia, con un  breve análisis de los valores que rodean la rama de la ética –virtud, deber, felicidad, buen  vivir, etc.–

La virtud –eficacia, potencia, capacidad, pudor, excelencia, etc. El apóstol Pablo como referente  sitúa la virtud como ejercicio cotidiano de la vida. “Por lo demás, hermanos, todo  lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”. Fil. 4:8. Una familia virtuosa, saldrá victoriosa en todos los ámbitos de la vida.  

El Deber –compromiso, obligación, etc.  

a)”cultivar y fortalecer los principios morales 

b).Colaborar y cumplir con las tareas de la casa- 

C. Respetar el reglamento o normas familiares 

d) fortalecer las relaciones interpersonales positivas. 

E) derechos. 

F) tener una vivienda digna.

  • tener el respeto de todos los miembros.
  • divertirse decorosamente en grupo.
  • trabajo y educación”. Fuente Wikipedia. 

“Esto manda y enseña. Ocúpate de estas cosas; para que tu aprovechamiento sea manifesto a todos” 1ª Tim 4:11,15.

La Felicidad – jubilo, gozo, risa, alegría, etc.

Esta parte es interesantísima, por cuanto el gozo de la familia, auténticamente cristiana no se fundamenta en los placeres del mundo que son temporales; sino gozo permanente que produce  el espíritu a través de las buenas obras,              como    explica     la    máxima:    “Ser    feliz:  Esto deviene de dentro de nosotros.  No depende de nada para cultivar la felicidad.  Estar feliz: se debe  a un evento o motivo temporal”

La familia debe conservar la felicidad en cualquiera de las circunstancias de la vida. “No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación, se vivir humildemente, y se tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado, como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad”     Fil.4: 11,12. Pablo nos da una lección para la vida y demanda capacitación para todos los miembros para encarar los tiempos difíciles y disfrutar sanamente de la abundancia. “Estad siempre gozosos” 1ª Tes. 5:16. 

El buen vivir. Lo podemos definir como resultado de las partes que estudiamos arriba.

Definitivamente el núcleo familiar es el campo de acción cuyo entrenamiento a través de la ética, nos educa para enfrentar con hidalguía la circunstancias adversas de la vida y como fruto formado,  trasformar una sociedad justa y productiva.

La Iglesia

En esta parte presentaremos algunas directrices para mantener la ética y las relaciones humanas dentro del templo. Tarea difícil. No obstante su complejidad, una vez que tratamos los distintos caracteres de los miembros de la iglesia podemos lograr nuestro objetivo de la unidad, mediante nuestro aporte traducido en: respeto, solidaridad, entrega, obediencia, consideración, etc. en aras de una congregación justa y apegada a los principios éticos que demanda  nuestro Hacedor. Como está escrito:

“No descuidemos como algunos el deber que tenemos de asistir a la iglesia, y cooperar con ella.

Animémonos y exhortémonos especialmente ahora que vemos que el día del regreso del Señor se acerca” Heb. 10:25. VAD.

La obra: Ética, Moral  y Valores como referente en este caso expone: “La moral cristiana es, además: una moral altruista –desprendido, dadivoso, generoso, caritativo, humanitario, etc. – que enfatiza  reiteradamente dos preceptos esenciales  y trascendentes, el amor a Dios y el amor al prójimo. Preceptos  que han consolidado una actitud de solidaridad como antes se había manifestado  en  las  relaciones  entre los hombres; necesaria promoción social, por lo que el hombre alcanza su suprema autoridad espiritual en el acto sublime de la donación en el amor. Además, el cristianismo ofrece al hombre todo un sistema de reglas que le permite orientar su vida cotidiana” 

 Atendiendo los conceptos vertidos en estos trozos, estudiemos como desarrollar algunos aspectos de la ética y las relaciones humanas dentro de la iglesia.

Ser Amigables:

“Y finalmente, ser todos de un mismo  corazón, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables.” 1ª P.3:8. ¿Qué implica esto? una vez que tenemos estas características, nos conducimos con simpatía, educación, y convida a la amistad. ¿Fraternales? En todo momento debemos practicar  la solidaridad, hermandad,  amistad etc. Quizás sea el medio de atraer almas a la iglesia además, este texto nos induce a ser sensibles o compasivos proporcionado asistencia espiritual, o material si fuera posible, a personas por ejemplo, que están recluidos en centros hospitalarios, cárceles, asilos, etc., un medio efectivo   para estrechar las relaciones con nuestros semejantes.

Higiene:

“Ninguno tenga en poco tu juventud sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe, y limpieza.” 1ª Tim.4:12. Pablo demanda de nosotros pulcritud, por respeto a los demás. “La higiene de una persona, es algo que pertenece a su más estricta intimidad. Pero también hay que remarcar que la higiene de una persona tiene, en muchos casos, repercusiones sociales que afectan a terceras personas. Por ejemplo, una persona mal aseada puede tener un olor corporal desagradable que hace molesta su presencia de lado  de los demás” fuente www./aspecto e higiene.

La apariencia personal del siervo de Dios, es muy importante porque refleja su personalidad. Por ejemplo. ¿Mantiene su ropa limpia? ¿Mantiene sus zapatos limpios y  en buen estado? ¿Mantiene sus uñas recortadas, bien peinado y afeitado? ¿Irradia una sonrisa acogedora? ¿Es su apariencia modesta y a la vez amigable?

Continuará

LA IGLESIA DE DIOS Y SU TEMATICA

Impactos: 221