fbpx

“…Entonces entenderás el temor de Jehová, y hallarás el conocimiento de Dios”. Proverbios 2:5

Por Enrique Gordillo Mazariegos

Recopilando la segunda parte de este estudio, enfocamos los distintos eventos que ha sufrido el género humano desde sus albores a la fecha; indiscutiblemente el referente es Salomón que a través de su lenguaje florido contempla al hombre y su entorno y explica las expectativas de vida para su formación integral que armonice con su Creador. Al final, dejamos pendiente el trozo que expone el recuento o cómputo de las distintas etapas del hombre en el capítulo 3 de este conceptual libro.  No obstante, la importancia que contienen estos versículos, solamente analizaremos los primeros cuatro versículos de este capítulo para dar cabida al resto de las secciones.

En la parte inicial de este capítulo 3, el sabio expone:

“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Tiempo de nacer y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado; tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar; tiempo de llorar, y tiempo de reír…” Eclesiastés 3:1-4.

“TIEMPO DE NACER, Y TIEMPO DE MORIR”

“TIEMPO DE NACER”

El sabio hace una reflexión relevante en torno a la existencia del hombre y la consecución de una vida plena apegada a los designios divinos.  Su tesis es el llamado a retornar a lo sencillo, en la búsqueda de lo esencial de la vida; y concluye declarando que debajo del sol, todo tiene su tiempo y su hora. En esta parte que nos ocupa-tiempo de nacer- el salmista hace referencia a este episodio.  “Porque tú formaste mis entrañas; tú me hiciste en el vientre de mi madre.  No fue encubierto de ti mi cuerpo, bien en lo oculto fui formado, y entretejido en lo mas profundo de la tierra.  Mi embrión vieron tus ojos”. Salmos 139:13-16.  David hace referencia justo en su tiempo y hora del nacimiento de un nuevo ser. Ese proceso intrauterino que experimentó David constituye la regla general de todos los seres vivientes.

Según el Instituto de Estadísticas de Guatemala, afirma “que en el año 2018, hubo dos mil noventa y siete nacimientos por cada mil habitantes.  

La explosión demográfica en nuestro país-Guatemala- es una de la más alta del resto de países Latinoamericanos por diversos factores que no ahondaremos.

Si bien las estadísticas de nacimientos de los neonatos, pueden variar en los países, existe un proceso de tiempo de nacimientos en la población mundial; y como la existencia humana se ha acortado.

“TIEMPO DE MORIR”

Remontándonos al inicio de la creación encontramos personas con alto grado de longevidad, destacando entre otros: “Adán, novecientos treinta años; Matusalén novecientos sesenta y nueve años; Noé novecientos cincuenta y nueve años.” Génesis 5:4: 25 y 32.   Sin embargo, la esperanza de vida se fue acortando.  “Y estos fueron los días que vivió Abraham ciento setenta y cinco años”.

Jacob, se lamentaba de no haber equiparado su edad con la de sus padres.  “Y Jacob respondió a Faraón: los días de los años de mi peregrinación son ciento treinta años; pocos y malos han sido los días y los años de mi vida, y no han llegado a los días de los años de la vida de mis padres en los días de su peregrinación”. Génesis 47:9.

Dios en su momento, establece la edad máxima de vida del hombre longevo. 

“Y dijo Jehová: no contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente el es carne; más serán sus días ciento veinte años”. Génesis 6:3.

Según la organización Guiness World, “el record de longevidad oficial la tiene la francesa Janne Calmet que vivió ciento veintidós años”.

Si bien existieron personas longevas que vivieron unos años más que Janne Calmet, el promedio de vida que estableció el Señor es certero; sin embargo, por factores genéticos, ambientales, etc, la suma de los años se redujo en el curso del tiempo; y David inspirado por el Espíritu de Dios establece que: “Los días de nuestra edad son setenta años; y en los más robustos son ochenta años”. Salmo 90:10.  Es sorprendente el  promedio de  vida de una persona normal, que expone el salmista.  Justamente esa edad aproximada tienen como esperanza de vida muchos países, incluyendo  Guatemala.  No obstante, los expertos en salud opinan que la largura de años, dependen de muchos factores, como: mayor desarrollo de los países, dieta saludable, ejercicio, dormir las horas normales, etc.

A la inversa, miles de personas-según estadísticas- mueren anualmente en la medianía de su edad a causa de enfermedades degenerativas, como: cáncer de matriz, de mama, de próstata, entre otros.  Sin embargo, de acuerdo a los dichos del sabio Dios es el que determina el tiempo y la hora de vida de cada persona.  “El hombre nacido de mujer, corto de días, y harto de sinsabores.  Sale como una flor y es cortado, y huye como la sombra y no permanece.  Ciertamente sus días están determinados, y el número de sus meses están cerca de ti; le pusiste límites, de los cuales no pasará”. Job 14:1, 2 y 5. 

“TIEMPO DE PLANTAR Y TIEMPO DE ARRANCAR LO PLANTADO”

El sabio en esta parte enfoca las distintas etapas del hombre en la cotidianidad de su vida.  Planta con ilusión diversidad de proyectos que adornan su vida.

Plantar: fundar, instituir, establecer, etc, es una consigna que el hombre visionario instituye, por ejemplo, entre otros, el ámbito mercantil.  “¿Has visto hombre solicito en su trabajo? Delante de los reyes estará.  No estará delante de los de baja condición”. Proverbios 22:29.  En efecto, el hombre ha desarrollado técnicas de punta que alcanzaron su auge justo en su tiempo y hora; para luego arrancar- quitar, remover, etc-.  Citamos por ejemplo, a General Motors, del gigante país del norte, cuyo esplendor automovilístico superó a muchos países y su liderazgo lo mantuvo durante un siglo; su desaparición ocurre en el siglo pasado a causa de la recesión de la nación estadounidense.

Así, como esta institución existen otras en el mundo que con entusiasmo plantaron o fundaron, y a su tiempo fenecieron.

“Y CAERÁN LAS ESTRELLAS DEL CIELO”. Revelación 6:13

Esta parte que describe Juan, no es literal; son aquellos personajes de mayor jerarquía o encumbrados como lo explica Pablo: “Por los reyes y por todos los que están en eminencia”…1ra Timoteo 2:2.  Son como estrellas, viven en la cumbre en materia de autoridad, -reyes o gobernantes- o aquellos personajes de renombre de la farándula: actores, actrices e intérpretes que se mantienen en la cima de la popularidad del mundo y una vez terminado su tiempo declinan o caen.  Muchos cayeron del cielo de la fama; hoy, son solo historia.

“TIEMPO DE MATAR Y TIEMPO DE CURAR”

El enfoque que daremos a esta parte, creemos que es el que mejor se apega a las Santas Escrituras y a las circunstancias del mundo desde que es mundo. En este trozo deseamos hacer hincapié de las epidemias o pestes que han diezmado a la humanidad.

Al momento de redactar esta nota, China, país asiático, sufre las consecuencias del coronavirus con saldo de centenares de personas fallecidas.

El Maestro había anunciado las pestes para los tiempos finales de la humanidad-Mateo 24:7-.  No obstante que Jesucristo puso como señal de su venida la aparición de epidemias, estas ya han ocurrido desde los días de Moisés.  Léase las diez plagas que Jehová envió a Egipto.  Éxodo 7:11.

“TIEMPO DE MATAR”

LA PESTE NEGRA “Y habrá pestes en diferentes lugares” Mateo 24:7

Siglos atrás, esta epidemia diezmó a Europa; cincuenta millones de personas murieron.  ¿Cuáles fueron las causas que provocaron esta mortandad? 

Lo que explica la historia:

“A mediados del siglo catorce la peste negra asoló a Europa.  Al principio se suponía que se debía a un castigo divino y no se conocieron las causas hasta finales del siglo diecinueve.

Con la enfermedad aparecieron bubones aparición de un nódulo linfático.  Su aspecto es similar a una enorme ampolla que suele aparecer en las axilas,  ingles o el cuello-.  Además de fiebre, escalofríos y delirios; de donde viene el nombre de peste bubónica.

La transmisión de la enfermedad se produjo a través de los barcos que transportaban ratas y pulgas infectados en una Europa conectada a un sinnúmero de suposiciones.  Sin embargo, en el siglo diecinueve los científicos afirmaron que el origen de la peste negra estaba asociada a una bacteria que se transmitía de los animales a los seres humanos.  La mortandad se debió al desconocimiento científico”. Fuente: Historia de la ciencia.

Volviendo al episodio que sufre el país asiático por la epidemia que los aflige y que se convirtió ahora en una pandemia, preguntamos: ¿Cuáles fueron las causas que desencadenó este exponencial virus?

La nota: “No sabemos el origen aún, pero hay evidencia bastante fuerte de que el coronavirus se originó en los murciélagos.  Son los únicos voladores, que devoran toneladas de insectos portadores de enfermedades.  Pero su habilidad para coexistir con virus pueden pasarse a otros animales, en particular a los humanos; puede tener consecuencias devastadoras cuando se les consume, se les comercia en mercados, y cuando se invade su territorio”.  Fuente: Doctor Health Daszak.

De estos dos eventos, podemos observar que tanto europeos y chinos fueron contaminados por bacterias y virus de origen animal.  

Existe una diferencia entre ambos continentes; Europa sufrió el exterminio de gran parte de su población por su desconocimiento; los chinos, por hacer suya la dieta de tejones, serpientes y murciélagos, en cuyos quirópteros existe la sospecha del aparecimiento del coronavirus, y la nueva cepa conocida como covid-19.

Hoy en día, los científicos de distintos países intentan descubrir un antídoto que frene el coronavirus que continúa cobrando víctimas mortales, con más presencia en el gigante de Asia. A la fecha el covid-19 entro  a Europa E,E.U,U. y algunos países latinoamericanos :México, Brasil ,Ecuador ,y recientemente Costa Rica. 

“TIEMPO DE CURAR”

 “Acacio Gabriel Viages, fue un médico indio quien descubrió el brote de la peste bubónica-peste negra- en Bombay India.  Su descubrimiento fue muy importante para los indios ya que si no fuera por su descubrimiento oportuno, muchas personas hubieran fallecido”. Fuente: Wikipedia.org.

Concluímos esta parte afirmando que según los dichos del Maestro, que antes de su venida se desarrollarían en el mundo pestes o epidemias; la iglesia debe estar consciente del cumplimiento de estos suceso proféticos y confiar en la providencia divina.  En el tiempo de aflicción, el Señor provee refugio a los suyos: “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones”. Salmo 46:1.  Y otra vez: “Torre fuerte es el nombre de Jehová; a El correrá el justo, y estará a salvo”. Proverbios 18:10.

“TIEMPO DE DESTRUIR Y TIEMPO DE EDIFICAR”

En esta parte el sabio visualiza el devenir del hombre a través de las edades; y contempla sus acciones y debilidades que lo aquejan; y lo ratifica a través de sus escritos.

“TIEMPO DE DESTRUIR”

Existen muchos medios de destruir: una relación sentimental, un patrimonio, la imagen o reputación de una persona, el ornato de una ciudad, una vida en ruinas que busca edificarla a través de la gracia salvadora de Cristo, entre otros.  Sin embargo, creemos que la visión de Salomón, por lo que explica, se refiere a situaciones complejas que sufre el hombre a nivel global.

Enfoquemos este punto en la destrucción en su tiempo, que sufre la humanidad por los desastres naturales.

…”Y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas”. Lucas 21:25. ultima parte

Existe en el planeta diversidad de fenómenos que han diezmado a los países: huracanes, avalanchas, incendios masivos, terremotos, sequías, tsunamis, etc. Si bien algunos de los desastres habían sido predichos por el Maestro-Mateo 24:7- previo a su venida, se ha establecido que la acelerada aparición de fenómenos naturales es por la irresponsabilidad de actividades humanas; especialmente en el campo industrial originando el creciente ritmo del calentamiento global.  Por ello, un estudio desarrollado por los expertos afirman: “Que en el periodo 1,987 – 2007 se han cuadruplicado los desastres naturales e incrementado el número de personas afectadas”.

El hombre, explica el sabio ha caído en su propia trampa.  “Porque el hombre tampoco conoce su tiempo; como los peces que son presas en la mala red, y cómo las aves que se enredan en lazo, así son enlazados los hijos de los hombres en el tiempo malo, cuando cae de repente sobre ellos”. Eclesiastés 9:12.

Así, muchos países después de un fenómeno natural quedan en ruinas y muchas veces arrojan saldos altos de personas fallecidas y daños profundos en la infraestructura.

Las catástrofes que sufren los países- especialmente los subdesarrollados- generan pobreza, daños en la producción agrícola, salud, educación, etc.

“TIEMPO DE EDIFICAR”

Las Santas Escrituras revelan que en la antigüedad Salomón construyó el templo de Jehová en Jerusalén en el año 960 A.C.  Dicho templo fue arrasado hasta sus cimientos por los babilonios en 587 A.C.

La edificación del segundo templo fue en el año 530 A.C. en tiempo de Zorobabel como lo describe el quinto capítulo de Esdras.

En lo que va del siglo 21, Japón y otros países han edificado sobre sus ruinas por los efectos devastadores de las catástrofes naturales.

Japón, insistimos, “en el año 2,011 sufrió un terremoto seguido de un mega tsunami; con saldo de 380,000 personas sin hogar y más de 21,000 muertos, dañando también su infraestructura.

Cinco años más tarde de manera increíble restableció toda la infraestructura: carreteras, puentes, edificios; y no quedan  siquiera rastros del desastre que los agobió”.

“TIEMPO DE LLORAR Y TIEMPO DE REIR”

“TIEMPO DE LLORAR”

¿Por qué lloramos? Existen diversos motivos para llorar; de alegría, de tristeza, por abandono, frustraciones, impotencia, etc.  No obstante a ello, el sabio expone claramente que existe un tiempo determinado para llorar. Quizás uno de los episodios trágicos de nuestra vida, lo experimentamos cuando fallece un ser querido; ese tiempo tarde o temprano llega a todos. Si bien llorar alivia el alma y libera las emociones, los expertos sugieren evitar el sufrimiento, por ser este de carácter patológico.

Un caso por demás conocido es el de Jacob, una vez que recibe la noticia de la supuesta muerte de su consentido hijo.  “Y él la reconoció-la túnica de José- y dijo: la túnica de mi hijo es; alguna mala bestia lo devoró; José ha sido despedazado.  Entonces Jacob rasgó sus vestidos, y puso cilicio sobre sus lomos, y guardó luto por su hijo varios días”. Génesis 37:33 y 34.

El luto, dolor y tristeza, conllevan negación, ira, sentimiento de culpa y si prevalece el sufrimiento puede desencadenar en una depresión.  Ese cuadro presentó Jacob ante la desaparición de José.  “Y se levantó con todos sus hijos y todas sus hijas para consolarlo; más el no quería recibir consuelo; y dijo: descenderé enlutado a mi hijo hasta el seol-sepultura- y lo lloró su padre”. Génesis 37: 34-36.

Llorar, insistimos, es una manifestación del alma que alivia y sana.  En algunos países se conoce esta potencial liberación como: lagrimoterapia que sana los padecimientos; incluso libera el cortisol la hormona del estrés, proporcionando de inmediato sosiego y tranquilidad.  Llorar pues, es de mucho beneficio.  Si el duelo se prolonga-caso Jacob-la persona necesitará ayuda psicológica.

“TIEMPO DE REIR”

El escritor de este libro se adentra hasta en los más mínimos detalles de la vida del hombre y toca este punto no menos importante que los demás. Tiempo de reír.  ¿Qué nos sugiere esta parte?  ¿Acaso en la vida solo existe un tiempo de reír?  El sabio expone este punto en términos relativos y puede producirse espontáneamente en un determinado tiempo.

Los expertos afirman que la risa tiene beneficios para la salud: “Las carcajadas disminuyen el insomnio; previenen los infartos; rejuvenece la piel porque tiene un efecto tonificante y antiarrugas”.  “Estad siempre gozosos” exhorta Pablo.  A pesar de los diversos conflictos que encaramos en la vida, seamos felices con lo que tenemos, sea mucho o poco; aun cuando nos aflija el dolor.  “Como entristecidos, más siempre gozosos”. 2da Corintios 6:10.

La risa es una de las reacciones fascinantes que nos conducen a la felicidad. No se vale reír a costa de los demás.

Finalmente, estudiemos brevemente la diferencia entre: “ser feliz y estar feliz”.  La primera, -según los expertos- ser feliz todo el tiempo.  Y la segunda, la persona es feliz de una manera momentánea.

Riamos en todo tiempo, contagiemos nuestro buen humor a los demás; es una sana práctica inherente en nuestra vida.

EL HOMBRE Y LOS IRRACIONALES

“Dije en mi corazón: es así, por causa de los hijos de los hombres, para que Dios los pruebe, y para que vean que ellos mismos son semejantes a las bestias.  Porque lo que sucede a los hijos de los hombres, y lo que sucede a las bestias, un mismo suceso es: como mueren los unos, así mueren los otros, y una misma respiración tienen todos; ni tiene más, el hombre que la bestia; porque todo es vanidad.  Todo va a un mismo lugar, todo es hecho del polvo, y todo volverá al mismo polvo.

¿Quién sabe que el espíritu de los hijos de los hombres sube arriba, y que el espíritu del animal descienda debajo de la tierra? Eclesiastés 3:18-21.

En estos trozos el sabio hace sorprendentes revelaciones; equipara o hace afin, al hombre con las bestias y describe algunas semejanzas que mantienen ambos géneros.  ¿Cuáles? 

Finalmente plantea una interrogante en donde deja entrever la disyuntiva del destino final del hombre y de la bestia, al morir.  ¿A dónde van ambos? ¿El espíritu del hombre sube a los cielos? Y el animal, ¿su espíritu desciende debajo de la tierra?

¿Lo sabe usted? 

Continuará…

LA IGLESIA DE DIOS Y SU TEMATICA.

Impactos: 27