fbpx

“Y fue que cuando los hubo sacado fuera, dijo:escapa por tu vida;ni mires tras ti, ni pares en toda esta llanura; escapa al monte, no sea que perezcas”. Génesis 19:17

INTRODUCCIÓN

Las palabras de alerta pronunciadas por el ángel a Lot hace muchos siglos antes, hacen eco en el presente siglo XXI encendiendo la alarma para escapar del juicio que desencadenará en una sentencia al mundo inmerso en el pecado. Sodoma —favor de leer el capítulo 19 de Génesis—vivía en deleites carnales delante de Dios.  “He aquí, que ésta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, hartura de pan, y abundancia de ociosidad tuvo ella y sus hijas—Gomorra, Adma y Zebollín—y no corroboró la mano del afligido y el menesteroso.  Y ensoberbeciéndose, hicieron abominación—bajeza, vileza, ruindad, etc—delante de mí, y quitélas como vi bueno”. Ezequiel 16:49 y 50 versión Latinoamérica.

Según la historia Sodoma era una ciudad importante donde la prosperidad se reflejaba en todos los ámbitos—hartura de pan—.  Poseyéndolo todo esta ciudad y sus comarcas vivían en ocio—indolencia, pereza, vagancia, etc—y en esta condición olvidaron cubrir las necesidades de la población abrumada por la escasez, de los menesterosos, desvalidos, que se hundían en la pobreza. 

Conducta que reprobó Jehová y se los reprochaba.

El corolario de la actuación de esta ciudad se produce una vez que hicieron suya la abominación—rechazo y condena de algo que causa repulsión—.  ¿Y qué actos provocaron la repulsión de Jehová?

EL ORIGEN DEL SODOMISMO “Se emplea el gentilicio sodomita para asignar a quienes practican diversas prácticas sexuales que se desvían de la normalidad; por ejemplo:  homosexualismo, lesbianismo, etc”.  Fuente: www.definicióndesodomismo.com.

Y es que estas prácticas de desviaciones sexuales humanas de la sociedad de ese tiempo, causaron repugnancia al Creador.  Los últimos versículos—23-33—del capítulo 18 del libro de Génesis, relata la intercesión que hizo Abraham a favor de Sodoma y comarcas y la última petición que hace el patriarca ante Jehová, que si en esas ciudades hubiesen diez justos, Dios se abstendría de destruirlos; sin embargo según el versículo 32, en todas estas ciudades no había diez justos, excepto Lot. 2da de Pedro 2:8.  Entonces deviene la destrucción de las ciudades con fuego y azufre.  Todos perecieron incluyendo los yernos de Lot; sobrevivieron únicamente Lot y sus dos hijas. 

Su esposa queda convertida en estatua de sal, una vez que desobedece la orden del ángel de no mirar hacia atrás

en el recorrido y en el momento de la destrucción. Génesis 19:26

¿Las naciones de hoy, son distintas a las de Sodoma?

LA JUSTICIA ENGRANDECE A LA NACIÓN; MÁS EL PECADO ES AFRENTA DE LAS NACIONES.  PROVERBIOS 14:34.

Similar al agravio de Sodoma y Gomorra hacia Dios, las naciones, en un escenario diferente, desafían al Omnipotente con sus malas acciones. Como expone el texto de nuestro subtítulo en la parte final que el pecado es afrenta de las naciones, ¿cómo los países han provocado al Eterno Dios emulando a las naciones paganas antiguas? Estados Unidos por ejemplo, desde 1,973 legisló una ley en favor del aborto; no obstante, que esta nación es cristiana protestante incurre en el delito de infanticidio. Según “El Comité Nacional Por Derecho y Vida” recientemente dio a conocer su propio informe sobre el estado del aborto en los Estados Unidos, que afirma que unos 3,000 no nacidos están siendo asesinados cada día.  Si esta constante se mantiene tendríamos como resultado de 9,000 niños asesinados en distintas formas cada mes.  Los abortos inducidos que según la OMS “son practicados para interrumpir un embarazo a veces por personas que carecen de preparación mínima o de algunos malos profesionales de la medicina”.

Países como: Alemania, Grecia, Francia, Rusia y varias naciones latinas han legalizado el aborto sin ninguna justificación médica, salvo el “deseo” o “derecho” de la madre de la interrupción del embarazo.

En nuestra constitución divina expresa la prohibición de “no matarás”, según Éxodo 20:13, y la sentencia definitiva la expone el libro de revelación.  “Pero los cobardes e incrédulos, los abominables Y HOMICIDAS, tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda”. Apocalipsis 21:8.

POLITEISMO, OPROBIO DE LOS PUEBLOS HACIA EL DIOS OMNIPOTENTE

Politeísmo, es un sistema religioso, cuyo seguidores creen en la existencia de múltiples dioses.

La idolatría—práctica religiosa en la que se rinde culto a un ídolo—ha sido la constante de muchos países, incluyendo el nuestro, en abierta oposición a las leyes divinas de nuestro Hacedor.

Una de las normas de la palabra de Dios, prohíbe expresamente “No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra”… Éxodo 20:4.  Este precepto es más que aleccionador por cuanto nos orienta a visualizar a no rendir culto a ninguna imagen de lo que esté en el cielo, ni abajo en la tierra.

¿Arriba en el Cielo?

Es muy común que el agravio contra Dios emanado de los países— especialmente de Latinoamérica—se evidencia a través de la idolatría.  Las imágenes del Señor Jesucristo y de los ángeles son las predominantes en las distintas actividades politeístas, que en determinadas fechas realizan los pueblos.

“NI ABAJO EN LA TIERRA”. Éxodo 20:4

Obviamente el texto hace referencia a los siervos del Señor que fueron pilares del evangelio y entregaron su vida por la causa del Hijo de Dios.  Pablo, Pedro, Marcos, Santiago, y María que la representan en distintas modalidades yacen en el polvo de la tierra en espera del Señor Jesucristo para su redención.  Tanto los apóstoles como a María que a la fecha la tienen como señora y soberana en algunos países, no comulgaron jamás con la idolatría; siempre la combatieron debido a su fe monoteísta—adoración de un solo Dios—en que fueron formados desde su nacimiento.  Los nombres de los apóstoles descritos arriba y María eran judíos, y como tales, sus vidas estuvieron consagradas hasta el final a un solo Dios; tanto así que Pablo en una de sus cartas resalta: “Siendo el Señor del Cielo y de la tierra, no habita en templos—iglesia, basílica, catedral, etc—hechas por manos humanas, ni es honrado por manos de hombre, como que necesitasen de algo; pues Él quien da vida y aliento y a todas las cosas”. Hechos 17:24  y 25.

El Señor Jesucristo en su ministerio terrenal y en el momento indicado descentraliza la adoración a Dios que era exclusiva en Jerusalén.  “Jesús le dijo: mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre.  Más la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren”. Juan 4:21-24.  La disposición divina contenida en las Sagradas Escrituras determina que: “Pagaréis los pecados de vuestra idolatría; y sabréis que yo soy Jehová el Señor”. Ezequiel 23:49.  La sentencia final está contenida en el versículo 8 de Revelación capítulo 21. 

“Los fornicarios, los hechiceros, y LOS IDÓLATRAS tendrán su parte en el lago de fuego”.

PAÍSES QUE HAN LEGALIZADO EL MATRIMONIO GAY

“Los últimos, Australia y Alemania.  Taiwán será el siguiente en sumarse a esta lista.  España es el cuarto país que regula los matrimonios homosexuales; el primero fue Holanda en el año 2,000 y Sudáfrica en 2006.

Estados Unidos legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo tras larga batalla legal.

Aparte, países de la Unión Europea tienen reconocido ese derecho.  Holanda, Bélgica, España, Suecia, Portugal, Dinamarca, Francia y Reino Unido.   Completan la lista, Canadá, Luxemburgo, Irlanda, Finlandia, México, Argentina, Brasil, Uruguay, Colombia, Nueva Zelanda y Sudáfrica”.  Fuente: Noticias del mundo.

Salomón había expresado desde la antigüedad, ¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será.  ¿Qué es lo que ha sido hecho?  Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol.  ¿Hay algo de que se pueda decir: he aquí, esto es nuevo? Ya fue en los siglos que nos han precedido”. Eclesiastés 1:9 y 10.  Estos eventos que ocurren actualmente es el cumplimiento de la palabra de Dios.  Con toda certeza que en lo sucesivo más naciones legislaran en favor del matrimonio entre personas del mismo sexo.

La ciencia psicológica—en algunos países desarrollados—apoyan estas uniones de personas del mismo sexo; aducen que como individuos tienen “el derecho” de ser felices y elegir lo que mejor se adapte a sus necesidades sexuales y emocionales que brindan seguridad a las parejas gay.  Además, en algunos países han legislado en favor de la adopción de niños para completar el círculo familiar y según ellos, vivan como cualquier pareja heterosexual.  Incluso la ciencia psicológica ha eliminado el término preferencia sexual, por orientación sexual; ésta, explican: “Que es diferente de la conducta sexual porque se refiere a los sentimientos.  Es una atracción emocional romántica, afectiva y duradera hacia otros”. Fuente: Orientación sexual.

El despertar gay ha revolucionado a finales del siglo pasado y a principios de este debido que en gran medida personajes de la farándula, actores, intérpretes, actrices, etc, salieron del anonimato declarando al mundo su preferencia sexual.

Los que hacemos posible la difusión de este artículo, no somos homofóbicos; consideramos a la persona gay como nuestro prójimo.  Ningún ser humano tiene la facultad de constituirse en juez y verdugo por las condiciones en que viven estas personas; sin embargo, las normas o estatutos de las Santas Escrituras prohíben y condenan estos hechos.  Nosotros externamos con toda certeza que el rol que nos ha sido designado es el de centinela—vigía, vigilante, guardián, cuidador, etc—o sea que el guardián o centinela es el que se encarga de vigilar o guardar el lugar que le es conferido, es decir, que nuestra comisión es de alertar al individuo de escapar de su maldad, como está escrito.  “Cuando yo dijere al impío: de cierto morirás y tú no le amonestares, ni le hablares, para que el impío sea apercibido de su mal camino, a fin de que viva, el impío morirá por su maldad, más su sangre demandaré de tu mano.  Y si tú amonestares al impío, y él no se convirtiere de su maldad y de su mal camino, él morirá por su maldad, y tú habrás librado tu alma”.  Ezequiel 3:18 y 19.

Este es el mandato de nuestra Constitución Divina, opuesto totalmente a las legislaciones de las naciones del mundo que contradicen y provocan al Eterno Dios.  Por eso la versión CST expone: “La justicia—honradez, rectitud, etc— enaltece a una nación, pero el pecado deshonra a todos los pueblos”.  Un ejemplo tácito es lo que describe uno de los puntos de la legislación divina respecto al caso en análisis.  “¿No sabéis que los injustos no poseerán el reino de Dios? No erréis, que ni los fornicarios, ni los idolatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones”.  1ra de Corintios 6:9.  Las constituciones de los pueblos suscriben acuerdos que empodera el pecado.  Pedro, en sus escritos exalta: “Dios no hace acepción de personas; sino que de cualquier nación que le teme y obra justicia, se agrada”. Hechos 10:34, última parte. 

A lo largo de la historia de la humanidad, ¿Habrá existido alguna nación o pueblo que haya escuchado la voz de los centinelas del Dios Altísimo y que hayan considerado sus malos caminos, y haya conseguido escapar de la destrucción divina?  

Nínive, es el referente que ilustra esta parte; atiende el llamado de Jonás y revierte la sentencia divina de su exterminio total. 

Esta gran ciudad, la historia la describe como:

“Importante ciudad Asiria, hoy en día Mosul.  Era un importante punto de paso de las rutas comerciales entre el Mediterráneo

y el Índico; unían oriente y occidente, recibiendo influencias y riqueza de muchos lugares.  Era un gran emporio comercial. 

Fue una de las más grandes ciudades de la antigüedad”.  Sin embargo, no obstante de tanto progreso material la misma nota expone que: “adoraban a la diosa Istax.  Otros símbolos de adoración eran las figuras de sacerdotes alados como principales divinidades”.  Sin duda que no fue el pujante progreso de aquella ciudad que encendió la ira de Jehová; sino la idolatría en la que se encontraba inmersa.  Ante el anuncio de Jonás de la destrucción total de aquella gran ciudad, que de su renunciación al pecado dependía su salvación, ¿Cómo reaccionaron los ninivitas?

Parafraseemos el capítulo 3 de Jonás.  Al anuncio del profeta a esa gran metrópoli que sería destruida en 40 días, proclamaron ayuno; todos los ciudadanos desde el mayor hasta el menor;  el propio gobernante y ministros, incluso los animales obedecieron la voz de alerta de Jonás.  Se propusieron abandonar sus malos caminos, violencia, robo, idolatría, etc.  Ante este cambio expresado, los dos últimos versículos del capítulo 3 de Jonás exponen:  “Quizás Dios tenga misericordia y nos deje vivir, deponiendo la ira, con que justamente quiere destruirnos.  Cuando Dios vio que ellos se convirtieron de sus malos caminos, decidió no destruirlos”.  Así, esta gran ciudad escapa de la muerte y salvaguarda su vida.

Por lo expuesto preguntémonos:   ¿Cuál será el fin de estos países que no escuchan el llamado de cambio de parte del soberano Dios?

¿Y qué de la identidad a nivel universal de la iglesia de Dios?  ¿Permanece aún intacta o ha sido trastocada?  ¿Podremos escapar todos de la sentencia final?

Continuará…

Impactos: 15