fbpx

“Corrige a tu hijo, y te dará descanso, y dará deleite a tu alma”. Proverbios 29:17.

INTRODUCCIÓN

Los expertos definen el acoso, “como un comportamiento agresivo o violento, contra un individuo o grupo.  El bullying como un tipo de abuso que se da generalmente entre compañeros en el ámbito escolar”. Fuente: Diferencias entre acoso y bullying.

No obstante, la definición de bullying y partiendo que implica humillación propiciada por un grupo que maneja un desequilibrio de poder, alcanza el acoso físico, verbal, psicológico, hasta la agresión física despiadada a niños y adolescentes que han perdido la vida de manos de grupos antisociales.

El bullying y acoso escolar, tiene un efecto negativo en la salud física, en la parte emocional y una significativa  reducción académica de los niños, y se acentúa más una vez que la violencia es una constante.

Lamentablemente estos episodios son muy frecuentes en los centros de enseñanza en detrimento en los niños o adolescentes agredidos. 

Ahora bien, ¿qué factores deben intervenir para prevenir y erradicar estos desmanes, que gradualmente se está transformando en una cultura?

¿EL ESTADO?

En marzo de 2022, el Congreso de la República aprobó el decreto 19-2022, “La Ley Contra Acoso Escolar”, sin embargo, la normativa no cataloga el acoso escolar como delito, solo indica, “que el Mineduc-Ministerio de Educación- y los centros educativos deben promover acciones y actividades para concientizar, prevenir y erradicar esta práctica a través de textos, folletos, material didáctico, talleres y capacitación entre la comunidad educativa”.  ¿Es suficiente esto?

Por su parte, Edna Portales, viceministra de educación informó, “que tienen un sistema de quejas sobre acoso escolar, las cuales se pueden presentar vía teléfonica, de forma verbal, o por escrito en las direcciones departamentales.  Al recibir los reportes, las comisiones de seguimiento de los casos de violencia, le dan continuidad al proceso”.  ¿Bastarán las denuncias?  ¿Habrá represalias del grupo contrario?

Si el Estado y el Mineduc, se descontextualizan de las obligaciones de detener este flagelo, entonces ¿Quién o quiénes más?

¿Los docentes? ¿Tienen ellos la obligación de solucionar esta cultura de violencia escolar?

O acaso, ¿la procuraduría de la niñez y adolescencia? Si no ellos, ¿quiénes?

EL CONTEXTO BÍBLICO

Antes de entrar a la parte medular en el estudio que nos ocupa, leamos los dichos del sabio.  “Lo que ya ha acontecido volverá a acontecer, lo que ya se ha dicho se volverá a hacer, ¡y no hay nada nuevo bajo el sol!”. Eclesiastés 1:9.

EL BULLYING EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

Caso Eliseo

“Después subió de allí a Bet-el, y subiendo por el camino, salió un grupo de jóvenes de la ciudad, y se burlaban de él, diciendo: ¡Calvo sube! ¡Calvo sube!”. 2da de Reyes 2:23.  En este versículo apreciamos la mofa o sarcasmo que fue objeto Eliseo por su calvicie, de muchachos que no respetaban las normas de educación o comportamiento social.  ¿Acaso en el hogar habían aprendido a decir apodos o motes a los demás?

Caso Ana

Previo a concebir a Samuel, Ana era estéril y sufría de bullying de su rival, “Por esto Penina que era su rival, la molestaba y se burlaba de ella humillándola, Ana lloraba mucho y ni siquiera comía”. 1ra de Samuel 1:7-20.

Ahora bien, los dos testimonios ofensivos a través de los personajes citados, ¿eran el reflejo que recibían de sus padres?  Como el caso de José que fue objeto de burlas y desprecio por ser el consentido de su padre.  Génesis capítulo 37.

O ¿Elí que permitió que sus hijos se perdieran porque él nunca les puso límites? 1ra Samuel capítulo 2.  ¿En el hogar se forman los hombres de bien o los delincuentes del mañana? ¿Qué escala de valores practican los padres para educar a sus hijos?  Debemos asumir con seriedad lo expuesto por Pablo: “Porque las cosas que antes fueron escritas, para nuestra enseñanza fueron escritas”. Romanos 15:4. 

¿Cuál debe ser nuestra frase? : “el que no conoce su historia está condenado a repetirla”. 

En el principio de esta temática descartamos de la responsabilidad de educar a nuestros hijos, al Estado y sus instituciones, incluso a los maestros porque el papel de los docentes es proporcionar instrucción a los niños, adolescentes, incluso los universitarios, porque la tarea de educar es exclusiva de los padres.  O sea, que en ellos recae toda la responsabilidad de la formación de sus hijos.  De allí la pregunta ¿que “producto” vamos a entregar a la sociedad?  Lea el pronunciamiento puntual del sabio: “El que detiene el castigo, a su hijo aborrece, más el que lo ama desde temprano lo corrige”. Proverbios 13:24.  La versión NVI traduce: “No corregir al hijo es no quererlo, amarlo es disciplinarlo”.

Quisiéramos empezar esta parte apelando a los buenos modales de los padres, para dirigir a los niños.  “Las buenas costumbres son el adecuado trato hacia las otras personas y las cosas.  El objetivo es ser cortés y respetuoso con los demás.  Pero esta formación debe darse desde la niñez; los niños deben aprender normas de cortesía y comportamiento.  El mejor ámbito donde enseñar y aprender todo ello, es el familiar”.  Fuente: Compartir en familia.  Cualquier alteración de las normas expuestas se aplicará la disciplina -conjunto de reglas para mantener el orden y la subordinación entre los miembros, léase familia, colectividad, entre otros-.

“Instruye al niño en su carrera, aún cuando fuere viejo no se apartará de ella”. Proverbios 22:6.  La Biblia de las Américas traduce: “Enseña al niño el camino en que debe andar, aún cuando fuere viejo no se apartará de él”.  ¿Cómo conseguiremos este objetivo? Observando los valores.

¿Qué son los valores?  Entre otros, la justicia, respeto, tolerancia, paz, responsabilidad, empatía, generosidad, y ética.

Una condición ineludible es que los padres antes de transmitir a los niños dichos principios, deben practicarlos; hacer lo contrario, confunden a los niños. 

Se trata de construir una nueva modalidad de principios éticos-morales-en la niñez, por ello precisa que haya una conexión emocional con los niños para que sea efectiva la educación.  No es tarea fácil.  Uno de los valores que los padres deben inculcar a sus hijos es el respeto.  Por ejemplo, respeto a los mayores, a la familia; respeto a sus hermanos, no sustraer los útiles que sirven para aprender e instruirse en el colegio o escuela.  Al principio puede interpretarse como travesuras; sin embargo, los padres deben usar métodos preventivos en este proceder, sin golpes que duelan y sin palabras que hieran.  Corregir con sabiduría como está escrito: “No corregir al hijo es no quererlo, amarlo es disciplinarlo”. Proverbios 13:24.  Los padres en este proceso de formación integral de la niñez deben evitar el lenguaje soez es decir, de mal gusto, cómo: groserías, descalificaciones, comparaciones, entre otros.  Debe existir conciencia que el “producto” que están formando va a ser el resultado una vez que los niños salgan de casa a interactuar con la sociedad, y reflejarán la conducta de sus progenitores:

“Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos; sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor”. Efesios 6:4.

Hay que revertir todo proceso anómalo que haga daño a los niños y sustituirlos con un régimen de amor y cuidado de los pequeños, que una vez asimilan los valores enfrentarán al mundo con entereza; como lo expresa el sabio: “Aún el niño es conocido por sus obras, si su obra fuere limpia y recta”. Proverbios 20:11.  Esta conducta limpia y recta, reiteramos, ha sido adquirida mediante una educación integral en el hogar.

DE LOS ADOLESCENTES

Los adolescentes necesitan construir su identidad: “Se puede afirmar que el hito o meta más importante de la adolescencia es el desarrollo o construcción de la identidad.  Todo adolescente necesita saber quien es, pues necesita sentirse respetado y amado, como todo ser humano, y para ello necesita saber quién es”.

¿Y cómo ayudan los padres a formar la identidad de sus hijos adolescentes? “Los padres incentivan el desarrollo de la identidad a través de los valores que ayudan a moldear los corazones y las mentes de sus hijos.  Si un padre hace bien su trabajo de formación, sus hijos aprovecharan la fuerza y la bondad de su ejemplo por el resto de sus días”. Fuente: Enfoque a la Familia.  En otras palabras, el adolescente necesita tener sentido de pertenencia en la familia, para asegurarse para sí un estado conductual y emocional firme ante toda atracción de maldad.

CONCLUSIÓN

Según los expertos en el campo de la psicología afirman: “Que los niños de 0 a 5 años perciben los valores.  Los valores deben ser prioridad en la educación de los niños, desde su nacimiento.  Los padres deben ser el modelo para sus hijos a la hora de educarlos en los valores”. Fuente: www. Unicef.org.

Educar en el hogar hijos con autoestima alta, daremos un aporte valioso a la sociedad y liberarlos del indeseable bullying y acoso escolar que tanto daño ha hecho a la juventud.

Concluído…

Impactos: 112